Saludo de comunidad UCM al nuevo Arzobispo de Manizales

Monseñor José Miguel Gómez regirá ahora los destinos de la Arquidiócesis de Manizales gracias al nombramiento efectuado por el Papa Francisco. Unidos en oración deseamos para él y toda la iglesia desde nuestra comunidad UCM, los mejores deseos para que su paso por nuestra región marque un hito en este momento histórico que vive la humanidad, necesitada de más diálogo, reflexión, comprensión de realidades y del acompañamiento espiritual para quienes viven situaciones de desasosiego, producto de la pandemia y la situación que atraviesa nuestro país en la actualidad.
4 de junio de 2021
Comparte este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Para la Universidad Católica de Manizales y la Comunidad de Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen, es motivo de orgullo la presencia en la Arquidiócesis de Manizales del nuevo Arzobispo, Monseñor José Miguel Gómez Rodríguez, quien recibirá su posesión canónica este sábado 5 de junio a las 10:00 a.m. en la Catedral Basílica, con transmisión en vivo por el Facebook Universidad Católica de Manizales.

Nuestra comunidad UCM se congratula y se teje con todos los feligreses, con las demás comunidades religiosas presentes en la ciudad, con el personal laico que labora en el Palacio Arzobispal, quienes tendremos la misión de acompañar con nuestra oración y compromiso evangelizador a nuestro nuevo Pastor.

Demos gracias a Dios por el gozo de tener un nuevo Obispo para la Arquidiócesis de Manizales. Demos la bienvenida a nuestro Monseñor José Miguel Gómez Rodríguez.

Monseñor José Miguel Gómez Rodríguez:

Inició sus estudios de primaria en el Colegio “San Carlos” de los Padres Benedictinos de su ciudad natal. Continuó su formación, después de haberse trasladado a la ciudad de Manizales, en el Colegio “San Luis Gonzaga” de los Padres Jesuitas en la ciudad Caldense. En esta misma Institución cursó el bachillerato, entre los años 1974 y 1979.

Posteriormente, ingresó al Seminario Mayor “Nuestra Señora del Rosario” de Manizales en donde cursó los estudios de Filosofía (1980-1982) y Teología (1983-1986). Una vez ordenado presbítero, obtuvo, en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma (1988-1992), el título de Licenciado en Sagrada Escritura.

Recibió la ordenación Sacerdotal, el 2 de febrero de 1987, en la Catedral Basílica de Manizales, de manos del Señor Arzobispo de entonces, S. E. Mons. José de Jesús Pimiento Rodríguez.

En sus 18 años de Ministerio Sacerdotal ha desempeñado los siguientes cargos y oficios pastorales:

– Vicario Parroquial de la Inmaculada Concepción en Aguadas (Caldas) (1987-1988)

– Capellán Universitario en la Arquidiócesis de Manizales (1992)

– Párroco de Neira (Caldas) (1993-1997)

– Párroco de la Inmaculada Concepción en Salamina (Caldas) (1997-2003)

– Vicario Episcopal de la Zona Norte de la Arquidiócesis de Manizales (1997-2003)

– Profesor de Sagrada Escritura en el Seminario Mayor de Bogotá (2004)

– Director del Departamento de Catequesis y Pastoral Bíblica del Secretariado  permanente del Episcopado (mayo 2003 hasta febrero 2005)

– El 22 de noviembre de 2004, Su Santidad Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Líbano – Honda.

– Recibió su ordenación episcopal el 5 de febrero de 2005 y se posesionó en la Diócesis, el 12 de febrero de2005.

– El 23 de febrero de 2015 el Papa Francisco lo nombró obispo de la diócesis de Facatativá.  Tomó posesión el 21 de marzo de 2015, ese mismo día el Santo Padre le pidió ser administrador apostólico del Líbano-Honda, hasta el 17 de octubre, fecha en la que nombró un nuevo obispo.

Monseñor José Miguel regirá ahora los destinos de la Arquidiócesis de Manizales gracias al nombramiento efectuado por el Papa Francisco. Unidos en oración deseamos para él y toda la iglesia desde nuestra comunidad UCM, los mejores deseos para que su paso por nuestra región marque un hito en este momento histórico que vive la humanidad, necesitada de más diálogo, reflexión, comprensión de realidades y del acompañamiento espiritual para quienes viven situaciones de desasosiego, producto de la pandemia y la situación que atraviesa nuestro país en la actualidad.