58 estudiantes se graduaron de maestrías y especializaciones UCM

Las ceremonias virtual fue la oportunidad para que los graduados contaran con la presencia de sus familias en este importante logro.
2 de noviembre de 2021
Comparte este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Con una ceremonia solemne llevada a cabo el pasado 29 de octubre, 7 estudiantes de la Maestría en Pedagogía, 18 de la Maestría en Educación y 33 de la Especialización en Administración de la Salud se graduaron de sus programas de posgrado de manera virtual. El acto, realizado desde la sala de consejos, contó con la presencia de la Hna. Gloria Estela Rolón Díaz, vicerrectora Académica; Lucelly Arcila Gómez, decana de la Facultad de Ciencias, Humanidades y Teología; Gloria Inés Estrada Salazar, decana de la Facultad de Salud; Martha Isabel Gutiérrez Ospina, directora de posgrados en Educación y Patricia Gómez Gonzales, directora de la Especialización en Administración de la Salud.

Palabras

Sixto Eliseo Chalaco Jaramillo, graduado de la Maestría en Educación: Hoy este acto marca el fin de uno de los caminos importantes del que hemos aprendido, y la cual compartimos con alegría por haber conseguido una meta personal. Los diversos motivos de estudiar un posgrado lo constituye una superación personal, calidad de vida, el reto intelectual. No es solo acumular conocimiento sino hacernos praxis en la vida. Sin embargo, durante este tiempo nos unió el deseo de culminar con éxito nuestra formación profesional, nos esmeramos por tener un excelente aprendizaje procurando mantener estrechas las amistades, y por entender, analizar y aprender a despertar nuestro espíritu investigativo para aplicarlo en nuestros contextos de vida.

Hna. Gloria Estela Rolón Díaz, vicerrectora Académica UCM: Nuestra vida se puede descubrir como un continuo trascender. La trascendencia, uno de los pilares de la Institución sobre los cuales se alza la identidad de la UCM, se puede entender desde la propuesta del teólogo Leonardo Boff como “el desafío más secreto y escondido del ser humano”. Articulada a una capacidad bella y, a veces, malinterpretada que poseemos, la capacidad de protestación, es decir, la posibilidad que tenemos de negarnos a aceptar la realidad en la que estamos inmersos porque somos más y nos sentimos más grandes que todo cuanto nos rodea.

De allí, nuestro amor por el conocimiento, siempre en movimiento inacabado, o la profesión que hemos elegido que no se estanca, se actualiza y renueva constantemente. El lugar de trabajo donde queremos desarrollar y aplicar lo aprendido y el lugar de trabajo donde estamos insertos hoy. Todo esto se convierte en pretexto para decir al mundo: la vida siempre con el ánimo de abrir caminos nuevos, diferentes y sorprendentes, porque es de humanos no encajar de vez en cuando en lo que venimos haciendo, y por eso, tomar la decisión de ponernos en camino, dando paso a la cualificación mayor.