Revista Obelisco Ed. 13

Editorial La Universidad Católica de Manizales (UCM) se concibe como un «Proyecto de amor que apunta a la excelencia». En este sentido, su propósito permanente, a lo largo de su […]
17 de enero de 2020
Comparte este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Editorial

La Universidad Católica de Manizales (UCM) se concibe como un «Proyecto de amor que apunta a la excelencia». En este sentido, su propósito permanente, a lo largo de su historia e itinerarios formativos y educativos, ha sido consolidar su gestión humana, académica y administrativa para garantizar el cumplimiento de su misión y de su propuesta educativa, desde el horizonte de acción y actuación que representa el Carisma Dominicano de Marie Poussepin, la tradición educativa de la Congregación de las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen y las llamadas del mundo, del país, de la región y de esta ciudad que hace 65 años vio nacer esta obra, como respuesta a las necesidades de formación de las jóvenes manizalitas.

Así, la UCM en procura del fortalecimiento de la cultura de la calidad y el mejoramiento continuo, fiel a su vocación católica que la hace doblemente universal y a su condición de obra de educación superior, da cuenta de su coherencia institucional, al caminar por la senda del trascender fronteras a ejemplo de la Congregación, a través de la formación de hombres y mujeres líderes, constructores de una nueva humanidad, como lo reza nuestro sueño institucional. Porque es en las personas, el quien de la institución, en los integrantes de su comunidad universitaria y en sus contextos donde es posible ver, leer e interpretar el impacto y aporte de la Universidad a la sociedad y al mundo.

En este contexto, la UCM, a través de esta edición de Obelisco, revista de divulgación institucional, comparte con la comunidad educativa y su entorno, el fruto del trabajo participativo y corresponsable en pro de la sofisticación de la institución, la generación de condiciones de alta calidad para el desarrollo de su misión educativa y formadora y su apuesta por el desarrollo de procesos organizacionales que favorezcan el cumplimiento con calidad y pertinencia de sus funciones misionales, en el contexto de su acreditación institucional.

Por esto, para la Universidad Católica de Manizales, este es el tiempo de agradecer:

Gracias a nuestros estudiantes, la razón de ser de esta obra educativa.

Gracias a nuestros graduados, los hombre y las mujeres que llevan el sello, la marca UCM por todo los lugares de nuestra región, el país y el mundo.

Gracias al cuerpo profesoral de la Universidad por compartir con la Congregación la vivencia del «santo empleo de la educación» y hacer de esta misión un aporte concreto a la transformación de los contextos, la sociedad y el mundo.

Gracias a nuestro cuerpo administrativo por apoyar con su gestión el caminar de una institución que busca vivir intensamente en lo cotidiano la búsqueda de la excelencia.

Gracias a los directivos por su liderazgo y compromiso para hacer realidad el sueño de una institución que se reconoce y vive como un «Proyecto de amor que apunta a la excelencia».

Gracias a los integrantes del Consejo Superior, nuestras Hermanas y laicos, por su acompañamiento, seguimiento y apoyo a las iniciativas, proyectos y sueños de la UCM.

Gracias a nuestros aliados y empleadores, a la sociedad de Manizales por tejerse con esta obra de Iglesia y de Congregación en pro de proyectos de ciudad y de país que buscan el bien común, el desarrollo social, cultural y económico de nuestra sociedad.

Gracias, mil gracias a todas las hermanas que han vivido su envío y misión en la Universidad Católica de Manizales, por poner al servicio de esta obra sus dones, sus carismas, su amor por la Congregación y por hacer visible el Carisma Dominicano de Marie Poussepin. De manera especial, gracias a las Hermanas Beatriz Patiño, Amanda Mercedes, Gloria Estela Rolón y Aura Cecilia Buriticá por su entrega y compromiso.

Por último, gracias de todo corazón a Dios, el Dios de la vida. Sin ti, Señor, nada es posible. Tu fuerza, tu compañía, tu amor incondicional ha sido el motor, la energía para recorrer este camino que sabe a Evangelio, a buena noticia, a Reino. Gracias por hacer de nuestra misión educativa y formadora una posibilidad de colaborar en tu obra.

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.