Palabras de despedida Hna. Beatriz Patiño García

Palabras de despedida Hna. Beatriz Patiño García
El pasado 24 de junio de 2021 se realizó la eucaristía de acción de gracias por el servicio prestado a la Universidad Católica de Manizales por parte de la Hna. Beatriz Patiño García en la Vicerrectoría de Bienestar y Pastoral Universitario de la la UCM
25 de junio de 2021
Comparte este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Buenos días querida Comunidad UCM. Hoy mi saludo a todos lo enmarca lo espiritual que resignifica y hace grande todo, ya que se da en el contexto de la Celebración Eucarística que, en sí, encierra la grandeza de la vida, de la verdadera Vida en Cristo hecho Pan y Vino partido y repartido. 

Precisamente es la vida la que hoy agradezco, una vida enriquecida aquí, en ese compartir y articularnos en intereses comunes, que fortalece y nos hace estar listos para partir como parte el profeta llamado y enviado allí donde sea y seamos necesarios. Regresé a la U. el 8 de agosto del 2014 después en un recorrido misionero de 11 años, propio de nuestro Carisma; regresépara estar y compartir con ustedes no espacios físicos, sino la misma vida.

Gracias por esta oportunidad para expresar mi profunda y eterna GRATITUD a todos a todas, al equipo de señoras y compañeros de Samil, al equipo de Guardia y seguridad de la U. de manera muy especial a mi equipo Colaborador de la Vicerrectoría de Bienestar y Pastoral Universitaria. Se ha Cumplido la Misión confiada. Construimos juntos un Proyecto de Vida articulado al de los integrantes de esta obra de Iglesia y de Congregación. Hemos sido fieles al compromiso adquirido.

Evidenciamos con alegría, con entrega generosa y con la vida, que es posible construir juntos. Se hizo como un equipo unido, pues… este era el RETO.

Ustedes saben lo que fuimos y construimos juntos, qué fue lo bueno y menos bueno. De mi parte valoro y agradezco de manera muy especial su entrega y trabajo durante este tiempo de pandemia: Resignificación, eficiencia, entrega de servicio y caridad creativa para apoyar y acompañar a la Comunidad UCM de manera asertiva, estudiantes, familias, al entorno. a muchos más donde la necesidad nos permitió ir más allá porque para el servicio de caridad no hay fronteras. Servicio que la U. los beneficiados y yo agradecemos.

Ha sido sencillamente maravilloso: Con su generosidad, interés, disponibilidad se ha mitigado en mucho el dolor, la soledad y enfermedad de tantos hermanos nuestros. Pueden estar seguros que el Señor será la recompensa, sabiendo que: al final el único que siempre está ahí contigo es él, Dios.

Ustedes comprendieron que este momento hay que enseñarlo a vivir. Que hay que acompañar.  Saben también lo que fuimos y construimos juntos, saben que hay mucho por mejorar para darle calidad, y… tratándose de orientar un proyecto de vida, la responsabilidad es grande. La juventud se ha manifestado fuertemente haciéndonos leer su descontento ante la falta de mejores oportunidades futuras, que llenen sus expectativas y esto demanda de todos comprensión, orientación y búsqueda de nuevas alternativas para responder en parte a su grito y reclamo justo de sus derechos.    

Valoro y agradezco de manera muy especial su entrega y trabajo en tiempo de pandemia: resignificación, eficiencia, entrega de servicio y caridad creativa para apoyar y acompañar a la Comunidad UCM, a las familias y al entorno, evidenciado en todo este tiempo en los informes estadísticos y en general, en las manifestaciones de agradecimiento de los beneficiados y en los logros evidenciados por usted mismos. Gracias en nombre de todos.

Muy fraternalmente agradezco al Padre Oscar Piedrahita Capellán de la UCM, su amable y generosa colaboración, su apoyo y misión en el acompañamiento, dirección y orientación espiritual a la comunidad universitaria.

Su ejemplo de vida como sacerdote dice de su vocación de servidor de Dios que lo ha llamado y Consagrado para predicar su Palabra y hacer presente el Reino de Dios en esta obra educativa y evangelizadora.

Al Padre Luis Guillermo, por su capacidad de servicio generoso, a la Universidad, a cada una de las Hnas. y a la Comunidad cuando requerimos de sus servicios. Por sus aportes a la Universidad como decano que ha sido, profesor, e investigador, dando así calidad académica e investigativa a esta obra de Iglesia y de Congregación. Su tiempo en la Institución dice de su calidad de sacerdote, académico y formador. Gracias, padre. 

A todos gracias por su respuesta, compromiso, identidad y entrega dándose en clave de Evangelio y de Carisma congregacional. Esto es para mí, motivo de gratitud perenne.

Haber vivido aquí este tiempo, haber compartir con ustedes mi proyecto de vida ha sido una riqueza, un regalo de Dios, regalo en empaque muy fino como han sido cada uno de ustedes queridos colaboradores, me enriquecí de su generosidad, de su entrega, identidad institucional, de su riqueza humana, espiritual, y profesional.

Hoy solo me resta decirles a todos: Gracias por hacer de la misión y sueño institucional, también su sueño y su misión. Gracias por su afecto y por recibir el mío, por su tolerancia y comprensión de mis imperfecciones personales, por su apoyo y colaboración en la misión de hacer de esta institución un espacio de grata y sana convivencia, de bienestar, respeto y colaboración de los unos para con los otros. 

Por su fe y esperanza en el que todo lo puede y en una Congregación cimentada en la Palabra de Dios, en la firmeza y solidez de un Carisma ampliamente expandido, sello y garantía para nuestra seguridad en la misión que realiza cada uno. No perdámosla memoria que somos hijos de Dios llamados a hacer legible su mensaje de amor y de misericordia, desde la fe y la esperanza porque si…

“Desaparece el lugar para la fe y para la espera para el encuentro desde lo simple tampoco habrá lugar para la utopía, menos para Dios”. necesitados de qué y de quién aferrarnos para fortalecer el espíritu y poder mantenernos de pie como María frente a la Cruz de su Hijo.

Expreso un reconocimiento especial y agradecimiento a un grupo que admiro, de quienes aprendí, sencillez, servicio a tiempo y a destiempo, alegría y silencio fecundo, prudencia, generosidad sin medida y con alegría; grupo y personas muy apreciadas y valoradas por toda la Comunidad UCM, por mí personalmente; fieles e identificadas con la filosofía y principios institucionales: Germán. Andrés. Ramón. Willian. Raúl. Diego. Nelson. Juan Carlos. Gracias por todo.

Apreciadas colaboradoras nos quedan, permanecer unidos en Oración, recuerdo, entrega y colaboración posible de nuestra parte frente a este drama humano que padece el mundo, nuestro País, sabemos que en el la vida está herida, perseguida por las fuerzas del mal en un desorden social sin sentido y sin precedentes. Un país donde la vida, la ética, la justicia, la paz, lo humano y Dios parecen no ser necesarios en el Proyecto de vida para muchos, sumado a la pandemia que nos deja impotentes, aunque no indiferentes.   

Con profundo sentimiento fraterno pido perdón a todos por lo que no haya sido eficiente, ni edificante de mi parte, por no hacer legible el mensaje de vida de Jesús, ni el legado de un “Carisma” que prediqué más con palabras que con la vida

Gracias Universidad Católica. Gratitud, admiración y mucho amor a todos, mi oración por ustedes, sus familias. Hasta pronto, que Dios bendiga a cada uno, bendiga sus sueños y proyectos a sus familias.

Por favor: Olviden lo malo y quédense con lo bueno. Un fuerte y fraternal abrazo que solo podré dar y recibir cuando nos encontremos para celebrar la vida y final de este prolongado, duro y difícil paso de la pandemia.

                        “MI PASADO SEÑOR, LO CONFÍO A TU MISERICORDIA.

                          MI PRESENTE A TU AMOR Y MI FUTURO A TU PROVIDENCIA”.

Gracias Señor, por acompañarme, fortalecerme y protegerme en este trayecto de mi vida y misión. 

Gracias, gratitud, muchas gracias por todo.

Hna. Beatriz Patiño G

Universidad Católica Manizales.