Somos UCM

Una madre que teje sus sueños

Ángela María es una de las once madres cabeza de familia pertenecientes la Asociación Sueños Tejidos de Manizales y que, por su oficio con una máquina de coser, proporciona lo necesario a su hijo Miguel Ángel para llevar una vida digna.

Publicado el 11 de agosto de 2017
Categorías:

Hace once años Ángela María Muñoz Quintero vivía en el barrio Bajo Tablazo junto a sus padres y hermanos, pero un día, un fuerte aguacero en el sector, originó un derrumbe que se llevó su casa. Por este infortunado hecho de la naturaleza, Ángela María conoció la Fundación Obras Sociales Betania, entidad que posteriormente le ayudó a ella y a su familia para adquirir vivienda en el barrio San Sebastián. Hoy, al igual que diez mujeres más del sector, Ángela teje sus sueños en un proyecto conjunto entre la Universidad Católica de Manizales (UCM) en asocio con las fundaciones Obras Sociales Betania, Luker y Bolívar Davivienda.

El proyecto denominado “Generación de ingresos de la comunidad de San Sebastián, a través de una unidad productiva de confección”, ha capacitado a Ángela María en temas de confección, brindándole la oportunidad para que pueda ofrecer lo necesario a su hijo Miguel Ángel, de 5 años. En el proyecto, la UCM trabajó el componente humano y social, por medio del cual formó a las beneficiarias en temas de emprendimiento. Inicialmente se indagó en qué sector de la industria la comunidad beneficiada se desempeñaba mejor y, a partir de ello, se creó un proyecto sostenible para ayudar al sustento y desarrollo integral de las familias.

Para garantizar que el proyecto fuera integral, la UCM apoyó con el desarrollo de talleres de formación en clima organizacional y trabajo en equipo, con la asesoría y acompañamiento de John Edier Jaramillo Ferro, docente de la Unidad Académica de Formación Humano Cristiana y Mauricio Orozco Vallejo, docente de la Maestría en Educación UCM. Como parte del proyecto se conformó la Asociación Sueños Tejidos. El 15 de julio del 2016 las once beneficiarias se certificaron en manejo de máquina plana y fileteadora; en septiembre del mismo año empezaron a operar.

Hoy, al igual que diez mujeres más del sector, Ángela teje sus sueños en un proyecto conjunto entre la Universidad Católica de Manizales en asocio con las fundaciones Obras Sociales Betania, Luker y Bolívar Davivienda

En la actualidad, estas once mujeres confeccionan todo tipo de prendas para un almacén de ropa reconocido en Manizales, pero especialmente, se dedican a elaborar blusas y uniformes para colegios. El gerente de la Asociación, John Ánderson Betancur, quien es egresado del programa de Ingeniería Industrial de la Universidad Pontificia Bolivariana convenio UCM, manifestó que “al ser una asociación sin ánimo de lucro, el único objetivo es que la empresa produzca para sostener a las madres que trabajan en ella. Entre más población podamos impactar, mucho mejor”. También agregó que el núcleo y el ser de este proyecto es ayudar, beneficiar, construir paz y sociedad. Cuando alcancen el punto de equilibrio la idea es impactar por completo el barrio San Sebastián.

Los sueños de Ángela María son claros: crecer con la Fundación, poder producir más y ayudar a mucha gente vulnerable de San Sebastián, gente que necesita algún tipo de remuneración. Ella piensa que las personas que se rinden lo hacen porque no quieren lograr algo. Cuenta su caso y manifiesta que tuvo a su padre muy enfermo y en varias ocasiones le tocó renunciar a su trabajo, pero siempre resultaban cosas que la ayudaban a continuar: “Donde hubiera desvanecido o me hubiera rendido no estaría acá. Ahora estoy dándola toda para crecer como persona y adquirir el conocimiento. Ha sido muy bonita la experiencia y a pesar de que he vivido tropiezos y momentos donde me he desesperado, siempre son más las ganas que le pongo a las cosas para salir adelante”.

. . .

Por: Juan Pablo Arbeláez Aristizábal. jarbelaez@ucm.edu.co

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649