Experiencia profesional y cultural en Bolivia » UCM

Somos UCM

Experiencia profesional y cultural en Bolivia

Conocimos personas extraordinarias que nos enseñaron acerca de sus costumbres, creencias, incluso, aprendimos palabras de la lengua quechua, ya que muchas de las personas no hablaban castellano.

Publicado el 26 de noviembre de 2020
Categorías:

Leidy Natalia Salamanca Anaconas
Leidy Johana Alpana Benavide
Enfermería
VIII Semestre

¿Alguna vez han tenido expectativas por la realización de un viaje largo? ¿Han pensado con qué se van a encontrar y qué irá a pasar? En los días previos florece el sentimiento de melancolía por alejarse de la familia y los amigos; por otra parte, se entra en un estado en el que los sentimientos y las sensaciones chocan, pero a su vez, en su interior, los sueños son más grandes que los miedos, y las expectativas de conocer, experimentar y aprender son aún mayores.

Por esta situación pasaron Leidy Natalia Salamanca Anaconas y Leidy Johana Alpana Benavides, estudiantes del programa de Enfermería, quienes realizaron su práctica de VIII semestre en Chipiriri, un paraíso tropical ubicado en Cochabamba, Bolivia.

Su amor por la enfermería las ponía frente a la posibilidad de realizar su práctica en cualquier institución de la ciudad, incluso el país, pero su don de servicio y su personalidad hicieron que Bolivia se convirtiera en el último escalón de su proceso de aprendizaje en la UCM. Allí, trabajarían con población indígena y vivirían en una zona selvática, un hecho que aumentaba sus expectativas.

Al llegar a Bolivia, las esperaban las hermanas de la Congregación de las Hermanas Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen, exactamente las hermanas de la Provincia de los Andes que comprende las obras que están situadas en Perú y Bolivia, quienes las acogieron y las ayudaron en su adaptación.

Conocimos personas extraordinarias que nos enseñaron acerca de sus costumbres, creencias, incluso, aprendimos palabras de la lengua quechua, ya que muchas de las personas no hablaban castellano. Natalia.

Para las dos estudiantes, interactuar con la población indígena fue una oportunidad enriquecedora, y lograron trabajar con la comunidad con el fin de generar entornos saludables que beneficiaran a la población, siempre respetando sus creencias y valores.

Una práctica sin precedentes

Esta experiencia que comenzó el 15 de febrero de 2020 tenía una amenaza latente. El 10 de marzo las autoridades bolivianas dieron a conocer los primeros casos de la COVID-19, pero Natalia y Johana vieron en la pandemia una oportunidad de aprender y crecer integralmente. “Debimos adaptarnos a nuevos protocolos para la atención de los pacientes, usar elementos de protección y modificar el método de trabajo en la institución”, explicó Natalia.

Además, recuerdan que por la presencia de casos sospechosos de COVID-19, realizaron brigadas, capacitaciones, charlas de prevención y emisiones educativas por medio de la emisora del lugar.

En su estancia en Bolivia, las dos enfermeras, hoy ya graduadas, coinciden al referirse al mejor momento de esta experiencia, cuando en distintas ocasiones tuvieron que atender partos; ayudar y recibir a las maternas para el nacimiento de sus hijos fue único e indescriptible para ellas; además, tuvieron la oportunidad de asistir, guiar y enseñar a cuidar a los recién nacidos, una experiencia gratificante que nunca olvidarán.

Pasión sin límites

Después de su paso por Bolivia, reafirmaron su amor por esta profesión. Tener la capacidad de ponerse en la situación de los otros, brindar un cuidado humanizado y de calidad basado en conocimientos científicos y teóricos, trabajar en equipo y estar en disposición de aprender continuamente, para ellas, son condiciones que hacen que una enfermera sea integral.

Por esta razón, Natalia y Johana no paran de soñar y cada vez ser mejores profesionales.

Tienen claro que sus estudios deben seguir. Natalia espera realizar una maestría en cuidado crítico adulto para seguir impactando en la calidad de vida de las personas. Por su parte, Johana espera especializarse en cuidado crítico para adultos y brindar un cuidado integral y una atención digna y humanizada a todos los pacientes.

Gracias, Natalia y Johana, por compartir la misión de la Congregación en Bolivia, las hermanas del centro hospitalario que las acogieron las recuerdan y valoran por su capacidad de adaptación, su amor por la enfermería, su servicio alegre y profesional. Gracias por vivir los valores que identifican a la UCM: defensa de la vida, solidaridad, justicia, paz y convivencia ciudadana.

 

Cristian Camilo Ruden / cruden@ucm.edu.co

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649