Somos UCM

Una apuesta por la educación de calidad

Desde el año 2015 se ha brindado acompañamiento a la institución educativa Adolfo Hoyos Ocampo con el liderazgo de la UCM junto con el noviciado de los religiosos salvatorianos. Entre las instituciones participantes se ha establecido un tipo de pacto para los niños de la comunidad a quienes se ofrece apoyo pedagógico.

Publicado el 8 de agosto de 2017
Categorías:

La Institución Educativa Adolfo Hoyos Ocampo, sede rural, fue fundada en el año 1962, ofertó inicialmente educación primaria. Luego, en 1980, el padre Hoover Zapata, decidió ampliar la oferta en educación hasta grado décimo. Actualmente posee un modelo de educación transicional, mixta, de orden rural que se encuentra en calendario A, en horario de mañana y tarde. Debido a dificultades económicas y administrativas y un evidente abandono por parte de las autoridades nacionales de educación, la institución Adolfo Hoyos Ocampo se encuentra en un déficit de planta docente, lo cual ha abierto brechas en educación con respecto a otras instituciones.

En la actualidad varias asignaturas que en el currículo nacional son de carácter obligatorio no se están dictando en la Institución, como son los casos de sistemas e inglés. Además de esto no tienen una intensidad horaria suficiente para matemáticas. En la institución actualmente solo se encuentran nombrados ocho profesores y dos docentes de apoyo en esta sede. Como apoyo social se tiene un déficit visible, ya que la institución no cuenta con acompañamiento permanente en psicología ni en trabajo social.

El acompañamiento (…) ha permitido mejoras en el desempeño académico y en el manejo de herramientas tecnológicas de los niños y jóvenes

La comunidad de Morrogacho ha estado siempre en un entredicho de escenario social, debido a que confluyen el área rural y la urbana, por lo que se evidencia la modificación en la forma de laborar y planificar el diario vivir, tanto de los padres como de los niños y jóvenes, lo cual influye en sus determinantes sociales.

Largas distancias deben recorrer tanto los padres cuando se dirigen a sus trabajos, como los niños a la escuela. La mayor parte de los integrantes de las familias laboran más de diez horas diarias, lo cual implica que cada niño tiene muy poco acompañamiento en las actividades escolares por parte de los padres. Es por esto que se puede evidenciar un factor influyente en el bajo rendimiento académico por parte de algunos estudiantes.

Viendo todas las falencias en dicha población, la UCM, decide participar de manera conjunta con diferentes instituciones de la ciudad, conformando un equipo interdisciplinar que busca realizar un acompañamiento integral a 90 niños de la escuela deportiva salvatoriana en los ámbitos académico, social, deportivo y espiritual, siendo coherentes a la vez con el pensamiento de Marie Poussepin, fundadora de la Congregación de Hermanas de la Caridad Dominicas de La Presentación de la Santísima Virgen.

¿Qué se busca?

¿Qué se ha conseguido?

El acompañamiento que se ha brindado entre las instituciones participantes en esta estrategia ha permitido mejoras en el desempeño académico y en el manejo de herramientas tecnológicas de los niños y jóvenes que hacen parte de la escuela deportiva. Además se han potenciado las habilidades sociales de estos y sus conocimientos sobre aspectos determinantes en su salud y su desarrollo. Con lo cual se ha logrado evitar la deserción escolar y la pérdida de años, y disminuir la brecha que hay entre la educación rural y la urbana, y la pública y la privada.

. . .

Artículo construido con base en información derivada de los proyectos, informes y balances realizados por la Unidad de Gestión Social de la Universidad Católica de Manizales (UCM).

. . .

Por: Juan Pablo Arbeláez Aristizábal. jarbelaez@ucm.edu.co