Somos UCM

Un proyecto de felicidad llamado docencia

Reconocimiento a cada uno de nuestros profesores, como personas con calidad humana que les permite compartir con otros lo aprendido, recibido y asimilado a través de su trayectoria profesional.

Publicado el 3 de mayo de 2019
Categorías:

Un proyecto de felicidad llamado docencia

MEGA 5: Desarrollar programas académicos pertinentes que fortalezcan la formación integral y el desarrollo humano y social, con estándares internacionales de calidad como referentes.

El ideal pedagógico de las obras educativas de la comunidad de Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación tiene como propósito la construcción de la persona en todas sus dimensiones. Su fundadora, Marie Poussepin, nos permite comprender que todo proceso educativo tiene su origen en el proyecto de felicidad que Dios tiene para cada uno de nosotros, y que comparte con todos los seres humanos al considerarlos colaboradores en su obra creadora.

Para la Universidad Católica de Manizales este propósito se concretiza en su Modelo Pedagógico Personalizante y Liberador, fundamento de un sueño institucional: la formación integral de la persona, que la invita constantemente a reconocer a sus actores, uno de ellos el Profesor UCM, actor vital para asegurar el despliegue de la propuesta educativa institucional.

En este contexto, la UCM a través de esta edición de Plazoleta, coherente con su opción por la persona, resalta y valora la misión docente de todos los hombres y mujeres que en la institución se realizan como personas, a través del “santo empleo de la educación” como bellamente llama Marie Poussepin a la misión de educar.

Por lo tanto, esta edición es un espacio de:

Reconocimiento: de cada uno de nuestros profesores, como personas con calidad humana que les permite compartir con otros lo aprendido, recibido y asimilado a través de su trayectoria profesional, como hombres y mujeres que hacen de la enseñanza la expresión de la riqueza que los habita, para darle vida en este caso, a una nueva ciudadanía y una nueva humanidad como lo declaramos en el sueño institucional.

Recuerdo, memoria agradecida: de todas las personas que están detrás de este proyecto de vida llamado: Docencia. Las familias, los estudiantes, los compañeros de trabajo; toda una institución que le apuesta a la formación integral de la persona. Hoy hacemos memoria de todos los profesores que han sido parte de esta familia UCM y que ya no nos acompañan.

Acción de Gracias al Dios de la vida por todas las vivencias y experiencias que ustedes nuestros profesores atesoran y que hoy les permiten estar aquí, como miembros reconocidos de nuestra institución, hombres y mujeres en quienes creemos y a quienes valoramos.

Para finalizar, pienso en la posibilidad que la vida les da a través de la UCM y su filosofía, sus capacidades, sus apuestas, no solo de cualificar su labor profesional, sino también su persona, de manera que ustedes profesores sean los adultos significativos que nuestros estudiantes necesitan para construir sus proyectos de vida.

Para cada uno de ustedes mi felicitación en nombre de las hermanas y la comunidad universitaria, mi invitación a ser profesores que asumen la educación desde el palpitar de un corazón inteligente y contemplativo, un corazón que sabe “leer por dentro” la vida toda, sus sucesos, la escuela, lo cotidiano, las pequeñas cosas y, tal vez, esas otras más importantes, para hacer de la enseñanza una posibilidad de posibilidades para reencantar el mundo.

 

 

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649