Somos UCM

Un docente UCM es humanizante y liberador

Una vida vocacional al servicio del prójimo, reflejada en la creación de vínculos enseñanza-aprendizaje por medio de la investigación, la docencia y la construcción humana.

Publicado el 7 de junio de 2019
Categorías:

“Si eres un docente UCM, eres humanizante y liberador”

Luis Guillermo Restrepo
Programa: Maestría en Humanidades y Teología
En la UCM desde: 2014

Sacerdote por convicción y educador por su preparación. Una persona dedicada al ministerio del servicio, lineamiento que constituye su perspectiva como profesor e investigador. Luis Guillermo Restrepo ha construido una vida enfocada en la vocación del servicio.

Sedentario y desinteresado por los esfuerzos físicos, pero un atleta al adquirir conocimientos. “Llevo toda una vida estudiando”, certifica. Un apasionado de las novelas históricas y el mundo cinematográfico que hoy ofrece la web.

Se graduó de bachiller en el Liceo Arquidiocesano de Nuestra Señora, y cuando estaba en la puerta de ingreso para iniciar una carrera dirigida a la arquitectura, el padre Luis Guillermo Restrepo Jaramillo dio media vuelta y, llevado de su parecer, tocó el portón del seminario para arrancar con una vida destinada al sacerdocio y a sus estudios en filosofía y teología. “Presenté los exámenes en la Universidad Nacional, pasé los dos y… me fui de cura. Cambié los planes en un mes”, cuenta sonriendo mientras recuerda la gracia que aún le genera haber tomado esa opción vocacional, una repentina decisión. Se ordenó en el año 1991 y en 1995 se trasladó a Roma, Italia, para realizar la Maestría en Teología, en la Pontificia Universidad Gregoriana. En un abrir y cerrar de ojos dio media vuelta y regresó a Manizales para ser capellán de la UCM y trabajar en el Seminario Mayor y, además, ser párroco de la iglesia del barrio La Estrella. En 2009, Monseñor Fabio Betancur Tirado lo envió a la Universidad Javeriana a realizar el Doctorado en Teología, justo cuando él ya no se imaginaba reforzando conocimientos en la academia: “cada vez que terminaba un ciclo de estudio pensaba que no tenía que estudiar más, pero no hay nada qué hacer, uno sigue estudiando toda la vida”, puntualiza Restrepo Jaramillo. Al realizar el proceso académico que supuso su vida dedicada al sacerdocio, no se imaginó llegar a ser profesor: “a mí me pusieron, yo no me incliné”, asegura al referirse a su labor docente. Sin embargo, cuenta que cuando el obispo de aquella época le pidió ser maestro en el Seminario Mayor, descubrió la vocación que tenía para orientar a los demás, y relata: “lo chévere que es ser docente y lo joven que uno se mantiene intelectualmente hablando, lo llevan a reconocer contextos donde uno no vive si fuera por su edad. Este ejercicio permite estar reconociendo permanentemente a la generación actual”. Posteriormente, el padre Luis Guillermo se unió a la UCM como profesor, lugar que le permite articular las funciones sustantivas de la docencia, la investigación y la proyección social. Su contacto como docente es permanente con la Facultad de Educación, además orienta componentes en la Maestría en Humanidades y Teología, en la que trata de exponer su visión.

No es solo formar y enseñar, sino, además, formar con el testimonio, con la pasión, por el reconocimiento y posibilidad investigativa de cada uno en la Universidad.

Para él la labor docente tiene mucho que ver con “encarnar los valores de la verdad y la caridad”, pues considera que, si alguien es profesor de la UCM, se espera que sea humanizante y liberador, como lo subraya el Modelo Pedagógico de la Universidad.

Actualmente, Luis Guillermo Restrepo Jaramillo adelanta trabajos con comunidades homólogas en su campo de actuación, y expresa: “Estoy en la Red Iberoamericana de Lanzamiento de Raimon Panikkar, donde somos una colección de 38 pensadores que abordamos la corriente de este científico y teólogo barcelonés”. Además, pertenece a otras redes de educación religiosa escolar a través de la red que creó la Licenciatura en Educación Religiosa, al respecto enfatiza: “Ese campo es donde uno tiene más contacto con investigadores de afuera, y se crean relaciones muy profundas a través de las publicaciones”.
 

Por: Pablo Andrés Guerrero Gómez.

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649