Somos UCM

No todo lo educativo está previsto

Una apuesta pedagógica que trasciende a la tradicional, constituida por el papel del cuerpo y la vivencia, el arte y el gesto literario. Una mirada personalizada para emplear la docencia como herramienta de construcción, para transversalizar la educación.

Publicado el 7 de junio de 2019
Categorías:

“No todo lo educativo está previsto”

Diego Armando Jaramillo
Programa: Maestría en Pedagogía
En la UCM desde: 2012

Diego Armando Jaramillo Ocampo, profesor de la Maestría en Pedagogía opta por un foco filosófico para reconocer la enseñanza y, de paso, la vida misma. Una persona que contrasta los métodos habituales de educar desde su lugar como maestro.

Un hombre comprometido, dedicado y soñador, esas son las bases que tiene Diego Armando en su búsqueda por la construcción de un nuevo camino para la comunicación del conocimiento desde su labor docente. Sin embargo, a este perfil también lo abraza el de un hombre apasionado por las actividades deportivas, el fútbol como su pasión. Es una persona carismática y familiar, con un amor desbordado por la escritura, lugar donde evoca cada uno de los sueños que se plantea día a día.

Su sueño al empezar sus estudios en la Licenciatura en Educación Física eran los de ser un preparador físico, un entrenador en alguna de las disciplinas que por gusto disfrutaba, pero al ir incursionando en la academia, ese deseo se fue transformando cuando en su camino aparecieron profesores que le mostraron un panorama pedagógico e investigativo: “Ahí sentí una vocación profunda por lo educativo y pedagógico en un sentido más amplio”, revela Diego.

En su proceso educativo en la Universidad de Caldas, formó parte del grupo Mundo Simbólico, a cargo del maestro Napoleón Murcia, en el que se postuló y fue beneficiario de una beca de Colciencias. Al término de esta, la Universidad del Quindío le ofreció la posibilidad de iniciar el camino profesoral en la Facultad de Educación; volvió a la Universidad de Caldas a continuar con esta apuesta y fue pronto cuando la UCM le dio la posibilidad de ser docente de la institución.

Su método pedagógico se distancia del tradicional, pues durante los últimos años viene desarrollando otras formas de enseñanza: la primera, es el papel del cuerpo y la vivencia presencial; la segunda, el papel del arte, la imagen y lo simbólico; y la tercera, es el gesto literario en la educación desde la poesía.

Con esas tres aristas yo trato de vincular la educación, de transversalizarla. Allí hay un desafío por pensar la educación de otro modo, de otra manera… Empiezo a tomar elementos literarios, estéticos, poéticos, y comienzo a vincular esa relación también con lo artístico, cómo desde el arte podemos enseñar de otra manera y aprender de otro modo, para que de alguna manera esa educación nos toque, nos modifique, nos forme.

En la actualidad, Diego orienta seminarios sobre Hermenéutica de la Cultura, Pedagogía Crítica y otro sobre Perspectiva Filosófica Latinoamericana: “En cada uno de ellos trato de vincular, a través de la imagen, de algunos artistas latinoamericanos, algunos literatos latinoamericanos, algunos juegos y actividades vivenciales, la forma de orientarlo, de pensar la pedagogía como ámbito de formación desde esas tres aristas. Para mí cada seminario es una puesta en escena”.

De esta forma, Diego Armando sobresale por exponer una nueva forma de instruir en la UCM, difiere con el pensamiento de que en las clases todo está preparado y pronosticado: “No todo lo educativo está previsto. Hay cosas que influyen, que hacen que el instante en el aula con el otro sea diferente, que no esté programado. Eso hace que sintamos

 

Por: Pablo Andrés Guerrero Gómez.

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649