Somos UCM

Latinoamérica debe consolidar su turismo

Planteó Johny José Calderón Cahue, docente de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán -UNHEVAL- con respecto a la oportunidad que tiene en la actualidad la zona sur del continente americano.

Publicado el 19 de septiembre de 2013
Categorías:

Johny José Calderón Cahue es de nacionalidad peruana, magíster en Marketing Turístico y Hotelero, y fue parte de la cuota internacional del seminario Travesía 2013. Calderón habló con la Universidad Católica de Manizales sobre los nuevos imperativos del turismo, resaltando la autenticidad como sello diferenciador de esta actividad económica.

La gastronomía como potencial producto turístico de Perú ¿de qué manera se está aprovechando y cómo se piensa promover para su internacionalización?

En realidad, para nosotros la gastronomía peruana no es potencia, es real. Es un trabajo que se viene realizando hace ya un poco más de cinco años –en realidad cinco años en los que se estableció como feria gastronómica- porque viene de muchos más años atrás. Este trabajo se ha hecho región por región, concientizando a las personas sobre el tema, mejorando los procesos de preparación, la capacitación, entre otros temas. Perú posee una gastronomía bastante variada y pintoresca por regiones que la está llevando a que sea reconocida a nivel internacional.

En lo que va corrido del 2013 hemos tenido cerca de dos millones de visitantes dentro de lo que es la feria gastronómica que dura aproximadamente 15 días; turistas que vienen específicamente a esta ruta gastronómica hacen de ésta una feria de tipo internacional. Es entonces en este momento en el que debemos fortalecer, porque no basta llegar al pico, sino mejorar para ser sostenibles en el tiempo.

En Latinoamérica ¿usted cree que es más importante y fácil de comunicar turísticamente lo clásico, antiguo y las raíces, o la novedad?

No se trata de privilegiar un aspecto por encima de otro, se trata básicamente de mantener la autenticidad. Hoy en día Suramérica es un destino bastante atrayente. El europeo está cansado hasta cierto punto de lo mismo “cultura, cultura, cultura” –y bueno ellos tienen muchos más años de cultura que nosotros-; y en los años de experiencia que he tenido, viviendo en Estados Unidos por ejemplo, es que lo que quieren ahora las personas es la autenticidad, lo único, lo diferente; la gente busca lo distinto, salir de lo rutinario y escaparse a hacer algo completamente diferente. Si yo voy a otro país a hacer lo mismo que estoy haciendo en el mío, no tiene sentido, no tiene chiste. La idea acertada es no perder la autenticidad, mantenerla y hacerla perdurar en el tiempo.

Debemos crear experiencias, productos y rutas que estén ligadas a lo auténtico, a lo distinto y a eso que nos hace únicos. Apuntarle al turismo rural comunitario es una buena idea que en el Perú por ejemplo, en la región de Puno, Isla de Taquile, trajo muy buenos resultados, ya que el turista que llega vive con el lugareño, comparte sus hábitos, comparte sus costumbres, se identifica con él y se siente feliz de estar ahí. En conclusión encuentra una experiencia única, experiencia que es lo que queda al final de un viaje; ya que se puede ir mil veces a un mismo lugar, pero la experiencia es siempre diferente.

Apuntarle al turismo rural comunitario es una buena idea

Respecto al ecoturismo ¿de qué manera pueden las microempresas vincularse de una forma sencilla pero contundente con el tema de las experiencias?

Dentro del ecoturismo o turismo verde, es importante que los microempresarios se asocien dentro del marco de establecer una política de desarrollo que permita sostenibilidad en el tiempo.; y que además los actores estén involucrados. Se debe tener en cuenta que el empresario no es el único vinculado, los miembros de la comunidad deben hacer parte también de este proceso y ser participante activo dentro del proceso de asociación. Si se logra esto, se logra un mejor producto que ofrecer.

Desde su punto de vista y de lo que ha conocido del Departamento de Caldas ¿qué es lo que más le ha llamado la atención y cuál creería usted que sería ese recurso auto sostenible?

De lo que conozco de Colombia, por ejemplo desde Cali, he notado grandes diferencias entre las regiones. He visto los cañaverales, las zonas cafeteras y otros productos que sería muy interesante ir asociándolos, porque si bien se encuentran bien distribuidas, la cuestión es asociarlas para generar circuitos locales y regionales que no se desvinculen entre sí, sino que una experiencia de caña pueda relacionarse estrechamente con una cafetera por ejemplo. De esta forma el turista tiene una visión más amplia de lo que es Colombia, y no sólo una zona del país. Además de esto considero que desde el punto de vista panorámico y paisajístico la zona presenta una geografía bastante bonita desde el punto de vista de atracción. Es muy interesante venir por carretera y poder observar todo el panorama.

¿Qué elementos considera usted que son básicos para que el ecoturismo sea autosotenible?

La señalización ya está, la agricultura también; así que lo que se tendría que ver es la parte política. Se debe revisar si las políticas están enmarcadas en la Política Nacional de Colombia y de ser así definitivamente se va lograr la sostenibilidad no solo desde el punto de vista de los productos, sino también de las políticas en general que es al final lo que interesa, porque es lo que va a permitir el crecimiento y que el producto permanezca. Ahora es el momento en el que no solo en Colombia sino en Latinoamérica debe consolidar y solidificar su cultura y turismo, porque no basta con decir “tengo” si eso que tengo no es único y no apunta a un nicho de mercado. Nicho de mercados que reemplazaron a un mercado general, nichos en donde se debe ser especialista en algo y hacerlo bien; creo yo que este es el caso del café.

. . .

Por: César Castiblanco Laurada. cecastiblanco@ucm.edu.co