Somos UCM

La docencia, un rol que trasciende del salón

Decidió estudiar Ingeniería Electrónica por el reto que implicaba su dificultad, pero terminó siendo un propósito de vida.

Publicado el 7 de junio de 2019
Categorías:

“La docencia, un rol que trasciende del salón de clase al entorno personal”

Óscar Cardona Morales
Programa: Maestría en Teledetección
En la UCM desde: 2014

Una persona responsable, proactiva y apasionada por su trabajo, así se expresa Óscar Cardona Morales sobre sí mismo, pero dice también que en su intimidad disfruta del contacto con las personas, destaca la honestidad y sinceridad para tratar a los demás, y ubica el cuidado de la humanidad de cada una de las personas que tienen relación con él como una línea vital. Sus dos hijas y su esposa son un propósito diario.

Hizo su preparación escolar en la Escuela Normal Superior, lugar donde adquirió la vocación docente que hasta el día de hoy sostiene, defiende y expresa en las aulas. Después de terminar su bachillerato decidió estudiar Ingeniería Electrónica en la Universidad Nacional por una razón en particular, que aún le hace gracia: “En el momento, la escogí porque era difícil”, pero también es consciente de que fue lo mejor que pudo haber estudiado: “Tiene un amplio conocimiento de la tecnología y es una carrera que permite un diálogo interdisciplinar desde el aporte de la electrónica, lo ambiental, la geología, la salud”, explica Óscar.

Enseñar lo apasiona y así lo transmite: “He tenido vocación, desde la maestría y el doctorado también me incliné siempre por la academia”, cuenta Cardona Morales, avalado por su maestría en ingeniería, y doctorado en el mismo ámbito, ambos realizados en la Universidad Nacional de Colombia.

Sus conocimientos ha logrado compartirlos a través de las áreas que orienta: “Aplico el conocimiento científico directamente sobre la ciencia que trabajo, que es la teledetección, pero también aplico ese conocimiento específico en técnicas de procesamiento, en la parte de la investigación, en metodología de la investigación”, explica Óscar, además considera que la docencia permite la transferencia de conocimientos a las nuevas generaciones para que ellas exploten todo su potencial en todo cuanto vivan.

Dentro de la Universidad mantiene una relación personal con sus estudiantes: “Siempre existe el respeto entre el profesor y el estudiante por su rol, pero es una relación muy cercana, de confianza, de apoyo mutuo, de un aprendizaje recíproco, porque también se aprende mucho de los estudiantes”, resalta el docente, quien se ha destacado por sus procesos de acompañamiento y formación.

Por parte de la UCM, Óscar Cardona ha recibido el reconocimiento institucional a Mejor Investigador por sus labores en temas específicos de exploración, indagación e investigación, mismas que ha conectado con comunidades homólogas en su área laboral: “Trabajo mucho con diferentes universidades, tenemos proyectos con la Universidad de Caldas y la Universidad Nacional, y en el ámbito internacional tenemos contactos con agencias europeas. Por mi perfil, he estado en otros países presentando artículos, haciendo pasantías de investigación con otros laboratorios. Eso ha permitido que lo que hacemos acá se pueda visibilizar y tener un renombre”, revela.

Su labor como profesor de teledetección permite que resalte cada espacio desde su importancia a la hora de educar.

La labor docente no se desarrolla solamente en el salón, sino también en la cafetería, en el hall, cuando dialoga con los estudiantes así sea a través de Internet. Todos son espacios donde se puede desarrollar, crecer en esa relación de profesor y estudiante.

 
 

Por: Pablo Andrés Guerrero Gómez.

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649