Somos UCM

La cercanía entre estudiante y docente

“La cercanía entre estudiante y docente, un paso seguro hacia la formación integral” Olga Lucía Tovar Programa: Bacteriología En la UCM desde: 2011 Un poco testaruda, quizás terca, o seguramente muy comprometida con lo que hace, de esta forma se reconoce Olga Lucía Tovar Aguirre, una mujer que cuando desea algo, se entrega al máximo por conseguirlo. Oriunda del departamento del Tolima, pero con expresiones terrenales de cariño familiar hacia Manizales, tierra donde…

Publicado el 7 de junio de 2019
Categorías:

“La cercanía entre estudiante y docente, un paso seguro hacia la formación integral”

Olga Lucía Tovar
Programa: Bacteriología
En la UCM desde: 2011

Un poco testaruda, quizás terca, o seguramente muy comprometida con lo que hace, de esta forma se reconoce Olga Lucía Tovar Aguirre, una mujer que cuando desea algo, se entrega al máximo por conseguirlo.

Oriunda del departamento del Tolima, pero con expresiones terrenales de cariño familiar hacia Manizales, tierra donde empezó a construir sus bases como profesional. Decidió hacer su pregrado en Bacteriología en la UCM, después de que la vida le pusiera en frente un microscopio y la vocación hacia los microorganismos le flechara cuando apenas hacía un preuniversitario en salud.

Graduada del Programa, decidió trasladarse a Europa para realizar la Maestría en Enfermedades Parasitarias Tropicales, en la Universidad de Valencia, España, y un Doctorado en Microbiología, en Zaragoza, también en suelo español. En 2007 retornó a Colombia, llegó a la Universidad de Pamplona, Norte de Santander, a dictar clases de microbiología en un tiempo de poca preparación y alta carga académica por la urgencia de la institución por contar con una persona con su perfil en la institución. Fueron cuatro años los que estuvo allí hasta que la UCM volvió a tocar las puertas de su vida, pero esta vez para ubicarla en la misión de educadora.

No lo pensé dos veces, era como volver a mis raíces, a donde me formé, más cerca a mi casa.

En la UCM ha podido aterrizar su preparación a la hora de cumplir su labor docente: dirige la asignatura de Parasitología, en la cual comparte los conocimientos adquiridos en su maestría; lidera el Grupo de Investigación en Enfermedades Infecciosas (GINEI), en el que visibiliza su preparación doctoral. “Estoy haciendo todo para lo que me formé y lo que me gusta”, afirma.

Dentro de la UCM realizó el Diplomado en Docencia Universitaria, como también el de Ambientes Virtuales de Aprendizaje Mediados por las TIC, y ha hecho parte de los cursos de estadística que orienta la Universidad, esto en pro del fortalecimiento en otras áreas de formación.

Los que no somos formados para ser profesores tenemos muy claro nuestro perfil profesional, pero la parte docente es la que he venido formando aquí en la universidad.

Para la Institución es importante registrar y visibilizar los esfuerzos de sus maestros, y así lo manifiesta Olga Lucía: “la UCM ha venido haciendo grandes esfuerzos para reconocer la labor docente. El apoyo a la formación del docente que está haciendo es importante. También tiene el reconocimiento al Maestro Destacado, que resalta la labor de los docentes. Destaco que es mucho lo que ha avanzado la universidad en ese tema”.

En medio de su tarea como educadora, hace hincapié en cómo la UCM acerca a los maestros con los estudiantes. “Para los docentes está primero nuestro estudiante como ser humano y eso se ve en muy pocas universidades. No solo nos preocupamos por el nivel académico, sino por sus estados anímicos”, manifiesta. Además, expresa que es como si tuviera “treinta hijos” semestralmente.

Para Olga Lucía todos los espacios de la Universidad potencian la cercanía con los estudiantes, valora las tutorías integrales y las tutorías académicas que permiten reforzar conceptos. Estas las considera necesarias para lograr la calidad humana y profesional que la UCM propone en su misión institucional.

 

Por: Pablo Andrés Guerrero Gómez.

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649