Somos UCM

La adecuada planificación del turismo

Entrevista con la arquitecta Sonia Beltrán en la que se refirió a la importancia de las actividades de organización y planeación previa que requiere la actividad turística.

Publicado el 18 de septiembre de 2013
Categorías:

La arquitecta, urbanista y constructora Sonia Beltrán, habló con la Universidad Católica de Manizales sobre la importancia del Paisaje Cultural Cafetero y las áreas rurales como centro del turismo comunitario y de experiencias.

¿Cómo puede la comunidad de la zona cafetera apropiarse del patrimonio cultural?

Indudablemente con sentido de pertenencia. Es triste ver que aun en las zonas rurales, los habitantes no valoran lo que tienen, no creen que sea importante el paisaje, ni su casa, ni el plato de fríjoles que se comen, ¿por qué? Por la cotidianidad. Las personas del área urbana se dirigen a estos lugares y se deleitan diciendo “¡Qué belleza este paisaje, me quiero levantar así todos los días de mi vida!” y la respuesta de los habitantes de estas zonas es: “Sí, aquí todos los días vemos lo mismo”.

En el Paisaje Cultural Cafetero cada casa, cada balcón, cada rincón tiene un ambiente diferente, es algo realmente mágico que muchas veces no se alcanza a dimensionar; y es de esto de lo que cada comunidad debe apropiarse, saber lo que tiene, saber para qué lo tiene y cómo va a hacer que eso que tiene sea sostenible y sustentable en el tiempo.

¿Cómo causar interés en una persona para que se motive a conocer el Paisaje Cultural Cafetero?

Particularmente yo soy muy visual y creo que todo entra por los ojos, entonces creo que debe hacerse manejando una imagen que oferte, que venda y hacer que las personas digan “¡Hombre que rico ir!” . Esto se logra en la medida en la que la comunidad esté apropiada, sensibilizada y exista un apoyo desde las Administraciones Municipales y Departamentales, ya que sin este apoyo institucional de tipo económico, social y estratégico, esto no será posible.

Si no tenemos una adecuada planificación, no tendremos un buen turismo, ya que tienen que pensar que el paisaje es transversal a todo; el paisaje no es sólo la naturaleza, sino también tiene que ver con el turismo, y este apalanca todo, es la mayor economía que pueden tener los territorios.

¿Qué tipos de experiencias debería tener una buena ruta turística?

Por ejemplo, de las veredas Aguabonita, El Aventino, Guacas y el Alto del Naranjo de Manizales; yo me quedo con Guacas y el Alto del Naranjo ¿por qué? Por las experiencias que me brindan. La gente de Guacas tiene más historia que contar, porque es capaz de vincular esta historia con sus productos, este por ejemplo es el caso de sus artesanías.

Cada casa, cada balcón, cada rincón tiene un ambiente diferente, es algo realmente mágico que muchas veces no se alcanza a dimensionar

Además de la gastronomía ¿Qué otro tipo de atractivos se ven en una buena ruta turística?

Indudablemente los recorridos culturales en las veredas. En este tipo de rutas pueden mezclarse las buenas historias del lugar con la gastronomía, con las costumbres, que le enseñen al turista a recolectar el café por ejemplo; conocer su arquitectura, sus casas específicamente, todo esto enmarcado en la naturaleza y el paisaje que tienen, un lugar mágico. Por otro lado los habitantes de estas zonas deben ser conscientes de que cada punto que habitan es único e importante, y el turismo en estos lugares debe ser la unión de varios elementos que se entreguen al turista como una experiencia y no como un solo producto en sí.

¿Qué factores adicionales a los que ya nos comentó, cree que debe tener una ruta cultural rural?

Si una persona realiza una ruta de turismo cultural, ¿qué es lo que conoce? Una cultura, una cultura que está basada en como habla, como viste, como habita, como es la disposición de su casa, como es su paisaje, su gastronomía, sus artesanías. Entonces si vamos a hacer una invitación a un amigo, a un familiar, conocido para que visite un área rural del Paisaje Cultural Cafetero, es porque sabemos que a esa persona le gusta la cultura. Si por el contrario a esa persona no le gusta la cultura sino la playa por ejemplo, sería una decepción traerla aquí a ver montañas.

A sabiendas que gran parte del territorio nacional es rural y montañoso ¿cómo hacer para que las personas no perciban el turismo rural como aburrido?

Ese ¿cómo hacerlo? Es una respuesta que deben tener los Administradores Turísticos, porque es a partir de ellos que se identifican una serie de oportunidades y fortalezas en las comunidades para tomar de ellas lo mejor y convertirlas en un producto turístico. Desde el punto de vista del patrimonio la montaña, el aire, la comida, el lugar en sí; es lo que indudablemente va a atraer a las personas. Aquí juegan un papel importante los expertos en el tema de marketing y volvemos a lo mismo, es todo transversal y complementario.

¿Cómo hacer que los proyectos turísticos no se encuentren tan estrechamente ligados a la política?

Es una respuesta muy personal. Yo diría que el secreto consiste en ir, gestionar, presentar las propuestas a la comunidad, a los administradores municipales, escuchar sus necesidades y ser líder, para lograr una motivación a hacer las cosas por voluntad propia y no porque “el papá estado venga y aporte” porque eso ya no existe. La respuesta de una forma más clara es no esperar a que vengan y me den trabajo, sino crearlo yo.

. . .

Por: César Castiblanco Laurada. cecastiblanco@ucm.edu.co

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649