Somos UCM

Facultad de Educación.

Facultad de Educación. En términos de calidad: horizonte de actuación La calidad es un concepto polisémico por las múltiples comprensiones que implica, algunas son referidas a resultados y otras a procesos. Su significado se relaciona con los lugares teóricos o prácticos en los cuales se ubican los sujetos. En este sentido, se puede, por un lado, privilegiar la medición y el control de los resultados, y por otro, reconocer los procesos y la…

Publicado el 16 de enero de 2020
Categorías:

Facultad de Educación. En términos de calidad: horizonte de actuación

La calidad es un concepto polisémico por las múltiples comprensiones que implica, algunas son referidas a resultados y otras a procesos. Su significado se relaciona con los lugares teóricos o prácticos en los cuales se ubican los sujetos. En este sentido, se puede, por un lado, privilegiar la medición y el control de los resultados, y por otro, reconocer los procesos y la transparencia de la oferta, bien sea a nivel de bienes o de servicios.

La Universidad Católica de Manizales (UCM), en el recorrido práctico, de reflexión permanente y aprendizajes individuales y colectivos, ha resignificado el contenido de la calidad porque se relaciona directamente con la persona y su plan de vida, en clave de respeto por sus aspiraciones y sueños. Es un tejido de relaciones humanas, conceptuales, teóricas y prácticas que incide en el bienestar de las personas. Se ha superado la mirada reduccionista al considerarla como oportunidad para revisar, ajustar, consolidar, renovar, deconstruir, reconstruir y proponer nuevas estrategias formativas que se ajusten a los tiempos presentes.

La finalidad de la UCM es la transparencia en los procesos educativos, que devienen de las funciones sustantivas de investigación, docencia y extensión en coherencia con la Misión Institucional desde una “visión humanística, científica y cristiana, iluminada por el Evangelio, el Magisterio de la Iglesia y el Carisma Congregacional de las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen”.

A través de ella, se le ha otorgado a la participación de los distintos estamentos que configurarán la comunidad educativa universitaria la importancia suficiente para comprender los cambios sociales y culturales del entorno y, de esta manera, avanzar en sintonía con las demandas vitales.

Si dirigimos nuestra mirada a la Facultad de Educación y reconocemos que su naturaleza se centra en la formación de profesores, comprendemos que en el contenido de la calidad está la persona. Por tal razón, se asume la metáfora del tejido, en la que se hilvanan los intereses, las urgencias, las tensiones, los aciertos y las esperanzas de quienes han accedido a los programas de pregrado y postgrado como una oportunidad para dignificar su labor, su vida y la de otros actores, quienes se convierten en horizonte de transformación.
La calidad supera el instrumentalismo para desplazarse a un significado humano, en donde la corresponsabilidad se convierte en criterio de acción para cumplir con la propuesta educativa explícita en el Proyecto Educativo Universitario (PEU) en diálogo con los desafíos y retos internacionales.

La reflexión que antecede permite centrar la atención en los siguientes horizontes de actuación donde se cuenta con una oferta educativa, en la que el 77 % de programas son de modalidad a distancia. De estos, el 33 % corresponde a: Licenciatura en Matemáticas y Física, Licenciatura en Ciencias Naturales y Educación Ambiental y Licenciatura en Tecnología e Informativa, esta última acreditada en alta calidad. Así mismo, el 22 % a la Especialización en Gerencia Educativa y la Especialización en Evaluación Pedagógica. El 22 % a la Maestría en Pedagogía y la Maestría en Gestión del Conocimiento Educativo.

Por otro lado, el 23 % corresponde a los programas con modalidad presencial, estos son, la Maestría en Educación y el Doctorado en Educación.

El colectivo de profesores e investigadores de la Facultad ha reconocido la educación como oportunidad y posibilidad para la transformación social y cultural. En esta dirección, se propone a la comunidad universitaria, la región y el país el Centro de Estudios Educativos y Pensamiento Complejo (PRISMA) y el programa para adultos denominado “Escuela de la Vida”, ambos como respuesta al aprendizaje a lo largo de la vida.

El trabajo conjunto entre la Facultad de Educación, la asesora pedagógica y la Unidad de Servicios Académicos posibilita la oferta de cursos, diplomados y programas, dirigidos a favorecer el desarrollo profesional de quienes acceden a dichos servicios. En el Programa de Pedagogía para no Licenciados han participado 77 profesionales en áreas distintas a la educación. En el curso Evaluación con Carácter Diagnóstico Formativa (ECDF), convenio MEN – ICETEX, se ha contado entre el 2016 y 2019 con la participación de 321 profesores que proceden de diversos lugares del territorio nacional.

De igual manera, la Facultad, con el apoyo de la Unidad de Servicios Académicos, le presenta a la UCM el Diplomado en Docencia Universitaria, que se oferta desde la década del 2000. En los años 2018 y 2019 participaron 48 profesionales, quienes manifiestan la calidad de los procesos formativos.

En los procesos de autoevaluación de los programas de pregrado y posgrado se ha generado una cultura participativa, en la que los profesores, graduados y estudiantes trabajan en los análisis basados en datos. La participación permanente y efectiva de los colectivos de profesores, los comités académicos, las comisiones de autoevaluación de cada uno de los programas, en diálogo constante con la Dirección de Aseguramiento de la Calidad, la Rectoría y las Vicerrectorías, han coadyuvado a una cultura de excelencia académica en sintonía con el horizonte institucional.
Los profesores e investigadores de la Facultad han participado en los procesos de autoevaluación institucional a través de las mesas de conversación del PEU, liderando su resignificación y resemantización, y en las mesas de conversación del modelo pedagógico y el Plan de Desarrollo Institucional 2018-2025.

Se cuenta con los grupos de investigación ALFA y EFE, ambos clasificados en A1 por Colciencias (resultados 3 de septiembre de 2019). El primero, lo soportan las líneas de investigación: Educación y Democracia; Educación, Pedagogía y Currículo; Educación y Desarrollo; Educación y Subjetividad; y Educación, Pensamiento Complejo y Nuevos Humanismos. El segundo, es soportado por las líneas de Educación y Formación de Educadores; Prácticas y Formación Docente; Educación Innovación y TIC; y Didáctica de las Ciencias Naturales y las Matemáticas. Estos grupos han ampliado el horizonte de comprensión de la investigación en la UCM. De igual manera, la Licenciatura en Tecnología e Informática lidera el semillero de investigación Telaraña del Conocimiento, en el que han participado 36 estudiantes.

En la Facultad se destaca la movilidad académica de estudiantes y profesores a universidades y grupos de investigación de Iberoamérica. Es así como en los años 2018-2019 se ha contado, en relación con profesores, con: 23 salientes internacionales y 7 nacionales, 49 entrantes internacionales y 18 nacionales. Y en relación con estudiantes, 14 salientes internacionales y 13 nacionales, 14 entrantes internacionales y 28 nacionales.

Es el reconocimiento a una Facultad que vive el carisma de Marie Poussepin desde su apuesta por la formación integral, como lo reza nuestro Sueño Institucional: “En familia a ejemplo de Marie Poussepin, forjar día a día hombres y mujeres integrales, líderes constructores de una nueva humanidad”.

 

 

Por: Martha Liliana Marín Cano /Decana Facultad de Educación

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649