Somos UCM

En el campo también se puede salir adelante

Su mirada refleja la sencillez, la humildad y la simpatía que caracteriza a una joven de 17 años que está en búsqueda de un sueño que quizás pensó nunca poder alcanzar, un sueño que día a día cumple gracias a su esfuerzo y dedicación en cada una de las cosas que hace, teniendo como primer y único objetivo el hacer sentir orgullosos a sus padres, que son el motor de su vida.

Publicado el 29 de abril de 2018
Categorías:

Nacida en San Félix, un corregimiento donde es posible apreciar cultivos naturales de tierra fría, paisajes ganaderos y bosques de palma de cera, y que en el pasado fue apodado “la Tunja Paisa” por su gran parecido con la capital boyacense, Ángela Dayana Serna Sepúlveda, o “Mogollita” como la llaman sus padres, don Albeiro y doña Angelina, ha sido el pilar de esta familia alegre, unida y echada pa ́ delante.

Cuarenta y cinco minutos separan a Santágueda de Manizales, y ese recorrido es el que debe hacer Ángela todos los días para venir a estudiar. Doña Angelina se levanta a las 3:30 de la madrugada para hacerle el almuerzo a su hija. La despierta media hora después con un buen desayuno lleno de amor y energías, pues Ángela sale a las 5:00 a.m. de su casa y camina un kilómetro para llegar a la autopista, donde espera una buseta o un jeep. Al llegar a Manizales, debe abordar transporte público y así, a pesar de esta odisea, Ángela logra estar siempre a tiempo, incluso para su clase de 7.

Cuando menos lo esperaba, la UCM se acercó a Ángela para darle rumbo a su vida profesional: “En el 2015 yo vivía en San Félix y cursaba décimo grado. Un día cualquiera llegó el programa de la Universidad en el Campo, que básicamente se encargaba de acercarse a nosotros a través de la educación superior, mostrándonos los programas educativos que manejaban en su portafolio, y así fue como ingresé al técnico”. Gracias a aquella bonita oportunidad, esta soñadora pudo trazar su línea de vida. Ahora se siente feliz por ser parte de la gran familia UCM y estudiar una carrera profesional, dándole continuidad a su técnico y llegando con unas bases muy sólidas para enfrentarse a este nuevo reto, “fue duro llegar a esta linda universidad, pero ahora me siento más fuerte y motivada que nunca, ya que me he sentido muy cómoda por la clase de personas que aquí se encuentran, respetuosas y humanas a la hora de comunicarse con uno sin importar las diferencias” añadió Ángela, manifestando que se sentía muy cómoda con la entrevista, puesto que nunca pensó que alguien le pudiera dar este valor a lo que ha sido su vida.

Mi sueño es crear mi propia empresa de turismo y mostrarle al mundo que en San Félix hay cosas por conocer y por hacer

Está casi segura que el “Bosque Natural Palma de Cera La Samaria” es mucho más grande y bonito que el Valle del Cocora, pero que solo hace falta visibilizarlo de la mejor manera para así transformar a su corregimiento en un lugar turístico con reconocimiento a nivel mundial.

Además de estudiar, Dayana hace parte del equipo de fútbol de la UCM y en sus tiempos libres lee y escribe unas cuantas poesías, “me salgo de la cotidianidad cuando hago este tipo de cosas porque me apasionan”.

 

Por: Saúl Alejandro Chávez López. schavez@ucm.edu.co

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649