Somos UCM

El turismo está moviendo a Colombia

A su escasa edad, Estefanía sabe que el turismo juega un papel importante en la economía de nuestro país y está convencida que estudiando en la UCM podrá dar a conocer mucho más su municipio.

Publicado el 25 de abril de 2017
Categorías:

Estefanía Soto Blandón

16 años
Procedencia: Aguadas, Caldas
Programa: Administración Turística

“En estos primeros días de clases la institución me ha parecido excelente, aunque es un poco grande y me pierdo (risas)”, dice Estefanía mientras su voz tambalea de los nervios, muy evidentes por cierto y coherentes con una joven de 16 años que acaba de dejar su pueblo. Ella escuchó de la Universidad Católica de Manizales por primera vez en el colegio cuando recibió información sobre la Universidad en el Campo; un programa de cooperación institucional que tiene como finalidad acercar la educación superior a los municipios de Caldas, promovido por la Universidad Católica de Manizales, La Gobernación de Caldas, la Central Hidroeléctrica de Caldas – Chec y el Comité Departamental de Cafeteros de Caldas. Así, Estefanía decidió estudiar Administración Turística, porque cree que ahora el turismo está moviendo mucho al país y que puede llegar a ser una buena fuente de ingresos desde que se administre bien.

Una sobrina de la secretaria del colegio donde ella estudió se graduó de Publicidad en la UCM y le recomendó la Universidad. Desde ese momento Estefanía tomó la decisión de emprender un viaje con pocas probabilidades de retorno, aunque no fue fácil, pues el hecho de dejar a su familia la embargó de tristeza pero siempre con la certeza de seguir un camino para superarse y ser alguien en la vida.

Estefanía es una mujer de pocas palabras, pero clara y concisa a la hora de decir lo que piensa. A su escasa edad, esta joven aguadeña sabe que el turismo juega un papel importante en la economía de nuestro país y está convencida que estudiando en la UCM podrá dar a conocer mucho más su municipio.

El primer día, como todos, sintió un poco de miedo, “es como cuando uno va a entrar por primera vez al colegio, tienes mucha incertidumbre por los nuevos compañeros y profesores, pero en general fue muy chévere y me acogieron muy bien”, cuenta tímidamente mientras su mirada extraviada deja vislumbrar unas ansias por saber qué pasará los próximos días.

Que la universidad es más grande que el colegio, que en el colegio sólo tenía un salón y los profesores iban a éste mientras que en la universidad ella tiene que ir a buscar los diferentes salones, que en la universidad hay muchos bloques y se pierde; esas y muchas otras diferencias ve Estefanía en un cambio que está asimilando poco a poco.

Aunque joven y con muchas cosas por vivir, ella sabe lo que quiere hacer con su vida. Finalizar la carrera es apenas el comienzo de todos los sueños que tiene en mente, entre ellos está el trabajar por su municipio, pues siente que es una población con vocación turística y hay muchas cosas bonitas pero falta que le “pongan mano” y administren mejor los recursos.

A Estefanía le gustaría poder crear su propia empresa de turismo, pues sabe que de esta forma puede dar a conocer a su municipio y mostrar que allí, pese a ser un población caldense, aún se conservan las tradiciones y costumbres del pueblo antioqueño.

. . .

por Juan Pablo Arbeláez Aristizábal. jarbelaez@ucm.edu.co

En la UCM vivimos la cultura de la calidad

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino…

Publicado el 22 de enero de 2019
Categorías:

La Universidad Católica de Manizales en el contexto de su proceso de autoevaluación institucional con fines de acreditación, hace vida y visibiliza resultados concretos de su apuesta y compromiso con la calidad. Con su campaña de sensibilización y fidelización a lo largo de estos dos años, nos invitó y nos sigue invitando a participar, porque si cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria lo hace, entonces unidos avanzamos por el camino correcto, camino que para nosotros se hace animados por el amor a la institución y por la búsqueda de la excelencia, como bien lo reza el lema de la institución: la UCM “Un proyecto de amor que apunta a la excelencia”.

Para todos los lectores de esta edición de Obelisco, uno de los impresos de la UCM, mi gratitud y agradecimiento de corazón por involucrarse y desde los principios de participación y corresponsabilidad acompañar a la institución en todos estos procesos de calidad, cuyo modelo de autoevaluación nos llevó a recorrer y vivir seis fases, que hoy nos permiten compartir esta información con todos.

Los resultados que hoy visibilizamos son el logro y los retos de todos: estudiantes, graduados, profesores, administrativos, personal de apoyo, directivos, aliados y toda la Congregación que acompaña a esta, su única obra de educación superior en el mundo. A las hermanas vicerrectoras y sus equipos, al equipo de Rectoría y a la Comisión Institucional de Autoevaluación y Acreditación Institucional, mil gracias por su compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia a una institución que sabe de tradición y de respuestas nuevas a las necesidades del contexto, a las necesidades de las personas, aquellas que están en el centro de nuestros procesos académicos y administrativos.

Hoy miramos la UCM a partir de un ejercicio noético que nos permite ver, pensar y decidir; iluminamos su recorrido, su historia que teje su pasado, su presente y su futuro a partir de un ejercicio de verdad y caridad que parte de un corazón contemplativo e inteligente y nos disponemos a actuar desde un ejercicio de compasión que nos compromete con el mundo y sus causas más justas, con el destino común de la humanidad.

Por último, mi agradecimiento con sabor a eternidad, en este presente-presente, al Dios providente de Marie Poussepin que nos acompaña y nos lleva de la mano siempre, que nos mira con amor incondicional y que anima nuestra misión educativa para desarrollarla con pasión, con compromiso, como apuesta por la humana humanidad y todo cuanto vive y respira.

 

Hna. María Elizabeth Caicedo Caicedo O.P. Rectora UCM

. . .

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649