Somos UCM

Becas, incentivos y descuentos UCM

La UCM no solo brinda espacios de formación académica, también le ofrece a los estudiantes la posibilidad de potenciar sus cualidades en espacios deportivos y artísticos. Para obtener estos descuentos en su matrícula, los estudiantes se inscriben y representan a la universidad en los grupos de Danza, Chirimía, orquesta y los equipos de baloncesto, fútbol, voleibol, ultimate y fútbol sala. Aquí algunos de los muchos estudiantes que se han destacado en sus disciplinas y actualmente son beneficiarios de estos incentivos y descuentos.

Publicado el 30 de abril de 2018
Categorías:

María Alejandra Marín Mera

Beca por rendimiento académico
Descuento: 50%

María Alejandra Marín Mera nació en la Ciudad Sorpresa de Colombia y estudia Arquitectura en la Universidad Católica de Manizales. Cada semestre esta nariñense se ha caracterizado por obtener buenas calificaciones en sus diferentes materias, su promedio de 4,5 del semestre pasado la hizo merecedora de la beca por rendimiento académico, un gran logro que la sigue motivando para hacer su práctica en el extranjero, pues asegura que quiere causar un impacto positivo fuera y dentro del país.

En el 2012, en la ciudad de Pasto, María Alejandra comenzó a estudiar Arquitectura, pero sintió que la universidad le quedaba pequeña a las aspiraciones que tenía, por eso buscó nuevas oportunidades de aprender lo que realmente soñaba. “Comencé a buscar otras opciones académicas, leí el pensum de la UCM y decidí venirme a Manizales porque sentí que aquí sí iba a cumplir mis expectativas” contó.

Dedicación, entrega de trabajos a tiempo y de manera correcta, amor por su carrera y buena distribución del tiempo, han sido los pilares principales por los cuales María Alejandra sobresale académicamente, sin contar que también le dedica tiempo al fútbol y a la música, pues sabe tocar varios instrumentos.

“La vida premia a quien se lo merece y la UCM es un medio para que uno pueda seguir creciendo académicamente y como persona. La universidad es muy completa y siempre trabaja en pro de los estudiantes” culminó María Alejandra, mostrándose muy agradecida con la oportunidad que hoy tiene.

Cristian Camilo Valencia Ortiz

Beca compensatoria
Descuento: 50%

Estudiante de cuarto semestre de Arquitectura, nacido en la ciudad de las puertas abiertas. Cristian Camilo Valencia Ortiz, es un joven de 21 años que desde que estudiaba en el Colegio Franciscano Agustín Gemelli, se ha caracterizado por ser disciplinado en sus labores académicas y apasionado en cada cosa que hace.

Luego de finalizar el grado once, “Cris” como lo apodan sus amigos, se inclinó por estudiar música, un sueño que quería materializar desde que tenía uso de razón. Estudió dos años producción de audio y en ese tiempo aprendió edición, grabación y composición; trabajó como profesor y almacenista, hasta que este ciclo de su vida terminó por motivos personales.

Nunca dudó en estudiar una carrera profesional y mucho menos Arquitectura. Desde pequeño observaba cómo su padre, un ingeniero civil, ejercía su profesión, siendo de gran influencia para Cristian, quien el año pasado dio un gran paso ingresando a primer semestre de Arquitectura en la UCM. “Me encanta lo que hago, soy apasionado y materializo lo que pienso a través de un buen diseño y eso es importante para mi carrera. Personalmente me considero objetivo y hablando arquitectónicamente, soy sensible” manifestó.

La vida a Cristian le jugó una mala parada; su padre, la cabeza visible de su hogar, falleció el año pasado cuando él cursaba mitad de primer semestre. Esta situación puso en duda su continuidad en la Universidad, al igual que la de su hermano, quien actualmente estudia Publicidad y cursa sexto semestre.

La Universidad Católica de Manizales no dudó en atender esta situación y se manifestó con los hermanos, ofreciéndoles un apoyo del 50% de descuento en la matrícula para los siguientes semestres, pues el promedio por encima de 4,2 de Cristian y Dany Joan les alcanzó para acceder a la “Beca compensatoria”.

Juan Pablo Álvarez Herrera

Incentivo deportivo: Baloncesto
Descuento: 5%

Para Juan Pablo Álvarez Herrera, estudiar Ingeniería Ambiental es el plus para darle un correcto uso a los recursos naturales, pues asegura que el planeta está en serios problemas ocasionados únicamente por el ser humano. “Mis gustos por la naturaleza siempre están inclinados a los temas relacionados con la conservación. Cuando salí del colegio comencé a estudiar Geología, pero observé que esta carrera se iba más hacia la explotación que hacia la conservación, y por eso no aguanté mucho en ella”, añadió Juan, que actualmente cursa séptimo semestre en la Universidad Católica de Manizales.

El deporte tiene sello propio en la cotidianidad de este joven. Desde que entró a estudiar a la UCM, se presentó a las pruebas de admisión del equipo de baloncesto, se destacó y fue aceptado para “darle la mano” a los que ahora son sus compañeros. “Me metí a este deporte porque me apasiona y en este encuentro una manera de salir de la cotidianidad”.

Entrenar juicioso tres veces por semana, ser constante y tener una mejora a lo largo de su proceso deportivo, ayudaron a que Juan Pablo obtuviera un descuento del 5% en su matrícula; un beneficio que la UCM les brinda a los estudiantes que sobresalen en lo que hacen. “Le agradezco a la universidad porque está pendiente de este tipo de cosas y ayuda a minimizar los gastos en la matrícula, siendo esto una motivación muy grande para seguir haciendo bien las cosas”.

Laura Marcela Zuleta Gallego

Beca por rendimiento académico
Descuento: 50%

“Desde muy pequeña cuando iba a un hospital a una cita médica, me llamaba la atención observar lo que hacía el personal de bacteriología, aunque desconocía totalmente el trabajo que realizaban”, así fue como Laura Marcela Zuleta Gallego comenzó a investigar sobre lo qué era ser un bacteriólogo, pero hoy, esa pregunta está más que resuelta; actualmente cursa séptimo semestre y asegura que sin duda esta ha sido una muy buena elección para su vida.

El buen desempeño académico de Laura Marcela la ha hecho acreedora de grandes beneficios a lo largo de su carrera universitaria. “Terminado sexto semestre me llegó un correo donde me indicaban que debía sacar un desprendible de pago, en el cual obtenía el 50% de descuento en mi matrícula por mi buen rendimiento académico”, esto llenó de orgullo a Laura y su familia. Pero las buenas noticias no acababan ahí. El 30 de septiembre del presente año la esperan en el Hospital Civil de Guadalajara, México, para realizar su práctica de octavo semestre junto a dos compañeras más, que, como ella, se han destacado por obtener buenas calificaciones en sus asignaturas.

Esta joven está muy agradecida con la UCM porque la beca académica, aparte de ser un incentivo económico, es un reconocimiento muy especial que se hace al estudiante, motivando a los que todavía no la tienen para que se esfuercen estudiando un poco más y puedan acceder a este gran beneficio.

Las metas de Laura están claras: quiere graduarse con honores académicos, especializarse en ciencias forenses y trabajar en temas relacionados con la investigación.

Natalia Salazar Londoño

Incentivo cultural: Chirimía
Descuento: 10%

Natalia Salazar Londoño heredó el amor por la música gracias a su familia, quienes tienen un amplio conocimiento en el tema. Desde pequeña estuvo en la Banda Sinfónica de Aranzazu, Caldas, destacándose por ser una excelente flautista durante los 7 años que hizo parte del grupo. “Cuando ingresé a estudiar Enfermería en la UCM y me enteré que existía la posibilidad de pertenecer al grupo de Chirimía, sentí la necesidad de ingresar porque la música me apasiona. Me demoré un poco en presentarme porque creía que la parte académica me iba a absorber todo el tiempo, pero no fue así, me di cuenta que podía dividir mi tiempo” comentó Natalia.

Cuando Natalia entró a hacer parte de la Chirimía no tenía conocimiento del descuento al cual podría acceder, no obstante, entregó todo su potencial con la flauta sin ningún tipo de interés, “llevaba unos días en el grupo y me informaron que era acreedora del 10% de descuento en mi matrícula, lo cual me motivó mucho más porque a quién no le va a gustar este beneficio”. El descuento le ha servido a Natalia para pagar las clases de inglés y añade que es perfecta la ayuda que la UCM les brinda a los estudiantes, ya que les reconoce lo bueno que hacen.

 

Por: Saúl Alejandro Chávez López. schavez@ucm.edu.co