Somos UCM

Antibióticos: los mayores contaminantes

Durante su ponencia “Remoción de Contaminantes Emergentes mediante procesos combinados” en la UCM, el Dr. Bruno Eduardo Lôbo Baêta resaltó la importancia de seguir desarrollando nuevas tecnologías para tratar de manera óptima las aguas residuales y superficiales.

Publicado el 5 de mayo de 2017
Categorías:

En el marco del Curso Internacional sobre Contaminantes Emergentes, organizado por la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la UCM, el Doctor Bruno Eduardo Lôbo Baêta de la Universidad Federal de Ouro Preto (Brasil) dialogó con la Unidad de Marca UCM sobre la importancia de investigar nuevas tecnologías que permitan descontaminar las aguas residuales.

 ¿En qué consiste el tratamiento de aguas residuales y superficiales?

Es uno de los puntos más importantes puesto que nosotros necesitamos tener agua de calidad, por lo que es imprescindible que siempre tengamos en mente el desarrollo de nuevas tecnologías para hacer la optimización de los procesos de tratamiento y obtener al final una agua de calidad para la población, entonces pienso que es un tema extremamente importante para los estudiantes de ingeniería y para la población en general.

¿Qué son los contaminantes emergentes y cuáles son los que se deben tratar con más urgencia?

Son compuestos que están en las aguas superficiales y residuales, los cuales pueden alterar el comportamiento hormonal en la población de manera general y son compuestos que, a largo plazo, pueden provocar daños en ella. Los contaminantes más importantes para mí son los antibióticos en función de las resistencias de los microorganismos; anteriormente, muchas de las enfermedades se podían tratar con antibióticos de segunda generación y ahora ya es necesario utilizar antibióticos más potentes de tercera generación, lo que ocurre por la cantidad de antibióticos que tienen las aguas superficiales de una manera general. Los estrogénicos son los responsables por mimetizar ya que son moléculas muy parecidas a las hormonas que son excretadas por nuestro cuerpo, entonces pueden generar cambios genéticos, lo que es una preocupación a largo plazo.

Anteriormente, muchas de las enfermedades se podían tratar con antibióticos de segunda generación y ahora ya es necesario utilizar antibióticos más potentes

¿Usted considera que las tecnologías utilizadas para el tratamiento de aguas residuales convencionales son suficientes o debemos explorar más?

Yo creo que tenemos que evaluar subproductos que son generados luego de los procesos, como por ejemplo el de cloración. Generalmente en las aguas superficiales las plantas suelen utilizar el sistema de cloración, coagulación y floculación, y en estas dos últimas no se pueden obtener buenos resultados pero en la cloración sí. La pregunta es: ¿lo que está ocurriendo es la mineralización del compuesto o simplemente la transformación? ¿Los productos que son generados por la cloración, por ejemplo, son más tóxicos o no que los fármacos en la forma inicial? Yo creo que no, entonces tenemos que trabajar más para conocer un poquito de otras tecnologías e intentar evaluar cuál es es la mejor opción. Lo que pasa es que los tratamientos tienen comportamientos distintos en función de las clases de los microcomponentes.

Por Juan Pablo Arbeláez Aristizábal. jarbelaez@ucm.edu.co