Comunidad Religiosa

La comunidad

Marie Poussepin, que conoce en su casa la honesta holgura lograda por el trabajo afortunado, diligente y constante, que disfruta de una inteligencia y de una instrucción relativamente sólida, que se destaca entre las mujeres de su medio por la piedad ardiente y sobre todo por la Caridad que la ha impulsado hacia los pobres y los enfermos, comprende que su misión en Dourdan ha concluido, y por su escucha atenta de la Palabra de Dios descubre que la situación de Sainville, pequeña aldea de la Beauce, distante solamente 17 kilómetros de Dourdan, reclama su presencia.

En Febrero de 1696 inicia un nuevo camino, hacia Sainville. Allí se compromete por amor, en la solución de las necesidades de la pequeña aldea con la fundación de la “Comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo ( hoy, Hermanas de La Caridad Dominicas de La Presentación de La Santísima Virgen), para utilidad de la parroquia, para instruir a la juventud y servir a los pobres enfermos”

Esta fundación constituye una respuesta a la miseria de Sainville, causada por el invierno y las guerras con las consecuencias del hambre, las muertes prematuras por mala nutrición y por las epidemias, al abandono espiritual de las gentes, a la carencia de maestros y escuelas para la educación de niñas huérfanas y pobres y a la falta de personas preparadas para atender a los enfermos.

Aquí nace en 1696 la comunidad de las Hermanas de la Caridad de Sainville a la cual dedica el resto de su vida: la organiza, le da estabilidad y la fundamenta desde el seguimiento radical de Jesucristo para el anuncio del Evangelio.

comunidad_2

La intención de Marie Poussepin fue la de fundar un Instituto destinado a “perpetuarse”, cuyos miembros, sometidos a un estilo de vida común realizaran la promoción de la mujer y asistieran a los enfermos en una forma de apostolado gratuito, mediante el trabajo y la pobreza.

Un instituto en la línea de las nuevas comunidades femeninas: sin clausura, con votos privados, es decir, una novedad en la familia Dominicana conventual consagrada al apostolado. El acta de donación a Noelle Mesnard, el 13 de Noviembre de 1697, considerado como carta de fundación y primer documento oficial, define claramente la finalidad de ésta nueva congregación: “Una comunidad para utilidad de la parroquia, para la instrucción de la juventud para el servicio de los enfermos pobres”.

Aquí, en Sainville, mediante la vivencia de la misericordia, forma a sus hijas en el trabajo, en el amor universal, en la ternura, armonizando las exigencias de una vida en la contemplación con la entrega generosa al servicio de las hermanos, en el cuidado de los enfermos y en la educación de la niñez y de la juventud. Es aquí donde ella se entrega por entero al servicio de Dios en los hermanos más necesitados.

La caridad de Marie Poussepin se extiende poco a poco a sitios cercanos a Sainville. De dos en dos fue enviando hermanas para las obras de la salud y de la educación. Obispos, sacerdotes y reconocidos miembros de la sociedad solicitaron su presencia para aliviar la miseria de los cuerpos y sacar las mentes de la ignorancia.

Una descripción de las fundaciones hechas por Marie Poussepin se encuentran en el libro del Padre Preteseille: “Marie Poussepin y su comunidad”, ya citado. De este texto se extractan a continuación los nombres de las poblaciones que indican la expansión de la Comunidad en el tiempo en que vivió la fundadora: la primera se realiza a 30 Km de Sainville, en Janville, perteneciente a la Diócesis de Chartres . Esta fundación siempre será recordada con gratitud por todas las generaciones de hermanas quienes al conocer la historia jamás olvidarán que éste fue el sitio desde donde se reconstituyó la comunidad después de la revolución de 1789.

comunidad_3

Después vinieron Auneeau, Coltanville, Val-st-Germain, St-Cyr-Sous-Saclas, Angerville, Meung-Sur-Loire, Binas, Jouarre, Massy, Chilly, Le-Plessis-St-Benoit, Armenonville-les Gatineaux, Puiseaux, Saint-Fargeau, Toury, Joigny, Milly-En-Gatinais y Coubron. Veinte fundaciones realizadas entre los años 1697 y 1742.

Todas estas fundaciones dependientes de la comunidad de Sainville son pequeños centros de carácter rural. Este era el pensamiento que dominaba a Marie Poussepin, quien desde muy joven conoció la desolación de los campos causada por las guerras.

Si bien es cierto que la comunidad iba extendiéndose para responder al querer de Marie Poussepin de anunciar el Reino mediante las obras de caridad, no eran suficientes las fundaciones. Un largo, accidentado y doloroso camino debía seguir en su empeño por dar estabilidad a su comunidad. Muchas contradicciones debían ser superadas para obtener las Letras Patentes que le dieran una vida oficial y canónica. Este objetivo fue logrado en el año de 1724 cuando la Fundadora contaba ya con ochenta años.

Marie Poussepin murió el 24 de Enero de 1744 a la edad de 91 años. La Iglesia le hizo un reconocimiento por su labor a favor de la promoción humana y social al proclamarla, el día de su Beatificación, como “Apóstol Social de La caridad”.