Lo más destacado

UCM presentó 1° Informe del Observatorio de Violencia y Paz

El Observatorio tiene como propósito desarrollar un sistema de monitoreo y análisis de fenómenos violentos, para determinar causalidades y efectos en los últimos años, y por otro lado establecer experiencias de Paz en Manizales, para visibilizarlas y promoverlas como estrategias de reconciliación urbana.

Publicado el 16 de mayo de 2018
Categorías:

En el Banco de la República de Manizales se dieron a conocer los resultados del 1° Informe del Observatorio de Violencia y Paz de Manizales: Hacia una emergencia social, violencia, paz y reconciliación (ver fotos).

De acuerdo con Óscar Fernando Martínez Herrera, coordinador del Núcleo de Estudios en Memoria y Paz de la Universidad Católica de Manizales (UCM) e investigador del informe, en la ciudad hay muchas estadísticas entorno a la violencia, pero pocos análisis de las problemáticas que afectan a las comunidades, y por ello en esta oportunidad se triangularon informaciones con sectores académicos, sociales, comunitarios e instituciones del estado.

“Encontramos que los niveles de intolerancia en Manizales son altos, la tasa de homicidios es muy elevada, ya que está en 19 por cada 100 mil habitantes y la Organización Mundial para la Salud establece que después de 10 por cada 100 mil habitantes se considera como epidemia. La tasa de homicidio ha ido aumentando en donde más del 70% de los homicidios en la ciudad se deben a intolerancia social” afirmó Martínez Herrera.

Este informe también evidencia la aparición de nuevos actores criminales que han tenido presencia en la ciudad relacionándose con las pandillas y basándose en modelos nacionales y regionales.

“En Manizales la tasa de homicidios está cuatro puntos por debajo de la media nacional que es 23 por cada 100 mil habitantes. Acá la gente se termina asesinando por intolerancia social, también hemos encontrado nuevas formas de violencia ligadas a nuevas estructuras organizadas como lo fue el caso de La Garrucha donde fueron asesinadas cuatro personas con tiros de gracia” resaltó Martínez.

Factores sociales y culturales: bases de la intolerancia

“Establecer el actor homicida es complicado. Los que más matan y más mueren son jóvenes. El año pasado tuvimos un rango muy elevado de muertes y homicidios entre los 15 y 17 años. No es porque sean los únicos actores, sino que están muy involucrados en los casos de violencia de la ciudad”, puntualizó el investigador de la UCM.

El suicidio, también fue analizado en este primer informe y se evidenció que va en aumento en población escolarizada, en edades más tempranas, y está ligado a enfermedades psiquiátricas y por presión social.

El Observatorio de Violencia y Paz de Manizales se integra en estos momentos por la UCM, Fundación CINDE, Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Manizales, Secretaría  de Desarrollo Social de Manizales, Secretaría de Gobierno de Manizales, CEDAT Universidad de Caldas, Escuela de Carabineros, Observatorio del Delito de la Policía Nacional y la Universidad Católica Luis Amigó.

Informe del Observatorio de Violencia y Paz de Manizales – Hacia una emergencia social, violencia, paz y reconciliación

Etiquetas: