Lo más destacado

Dándole voz a la historia

Habitantes de Salamina, Samaná, Riosucio y Pensilvania llegaron a Manizales a participar del foro en el que su voz fue escuchada para recordar que no solo se les deben restituir las tierras; sus derechos, su paz y su memoria deben acompañar el proceso.

Publicado el 6 de noviembre de 2015
Categorías:

El Foro Restitución de Tierras en Caldas, organizado por la Unidad de Restitución de Tierras, la Universidad Católica de Manizales y SUMA Proyección, se convirtió en un espacio donde las víctimas fueron las primeras en hablar, donde la historia en cuerpo y alma de décadas de violencia y miedo se hizo pública para las otras víctimas, el Estado, la academia y la sociedad en general; quienes llenaron el auditorio Santo Domingo de Guzmán.

“La guerrilla y las AUC se ubicaron en Samaná desde 1997, nos tocaba escondernos debajo de las piedras para resguardar la vida…hasta la policía se fue. En el 2002, la guerrilla amenazó con quemar todo el pueblo, ahí fue cuando todos nos fuimos. En el 2011 empezó el proceso de desminado y recientemente la restitución de tierras. La posibilidad de retornar al territorio es una esperanza, pero aún nos preocupa la seguridad”, esta historia, repetida en Salamina, Pensilvania y Riosucio se escuchó de la boca de representantes de cada uno de estos municipios quienes construyeron un documento de cuatro capítulos en el que se recoge su historia, las consecuencias de la guerra, los miedos actuales y las necesidades que aún permanecen.

En palabras de María Rocío Cifuentes Patiño, coordinadora del Centro de Estudios sobre Conflicto, Violencia y Convivencia Social y coordinadora académica del Foro, esta actividad, que debe trascender este encuentro, es valiosa pues todo lo realizado desde la propuesta se traduce en que se logran compartir las experiencias de la historia silenciada de Caldas.

Todo lo realizado desde la propuesta se traduce en que se logran compartir las experiencias de la historia silenciada de Caldas

“En 1997, las FARC empezaron la extorsión en Salamina para no matar a la gente y al ganado. Y desde 1998 en adelante, los paramilitares empezaron a pedir plata también. En el 2001 las FARC y los paramilitares se enfrentaron por el territorio y entre 2002 y 2003 quemaron más de 500 reses. Tenemos expectativas con el programa de restitución, pero necesitamos garantías de seguridad”, continúa este texto que se construyó a través de talleres presenciales en los cuatro municipios, sin palabras técnicas o académicas, solo el verdadero sentir de aquellos que hoy ya están en el proceso de restitución o apenas lo van a iniciar, pero tienen miedo de que su estado de ‘víctima’ nunca se vaya y que, por el contrario, se vuelva a repetir.

Hasta las 2:00 p.m. se escucharon las intervenciones de víctimas y estado, y el resto de la jornada de la tarde transcurrió en mesas de trabajo con la academia en las que, a partir de textos construidos por las universidades que conforman SUMA Proyección y la Unidad de Restitución de Tierras, se buscaba una conversación orgánica con las víctimas para lograr textos honestos y más puros que den paso a relatorías a partir de las cuales se pueda continuar trabajando desde SUMA Proyección.

Así, se obtendrán textos de un gran valor para la memoria histórica, los cuales, asegura María Rocío estarán compuestos por las ponencias, documentos de las mesas de trabajo, relatorías y conclusiones del foro de este 6 de noviembre de 2015 y serán publicados para que el país conozca el capítulo de esta historia que ya tiene voz y que intenta regresar a sus tierras.

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649