Lo más destacado

Peregrinación a Tierra Santa

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Teología, Padre Néstor Iván Mejía Hincapié, orientó para seis estudiantes del diplomado en Cristología Bíblica el viaje espiritual más importante al recorrer Roma e Israel.

Publicado el 13 de octubre de 2015
Categorías:

Para conocer el lugar de nuestra redención, donde Jesucristo desempeñó su ministerio público, se debe hacer una primera parada en Roma. Así lo hicieron los estudiantes del diplomado en Cristología Bíblica, de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Teología de la UCM y los participantes de los nidos de oración en Colombia, que asumieron el compromiso de caminar hacia el Señor para encontrarse con Él.

En este lugar, sede del Vaticano, los peregrinos pudieron recorrer bellos  monumentos y basílicas tan importantes como la de San Juan de Letrán, Santa María Mayor y San Pablo Extramuros. Por si fuera poco, tuvieron la oportunidad de participar en la Audiencia Pública del miércoles y de ser testigos de la Audiencia Privada que le fue concedida al Padre Néstor Iván.

En este encuentro, además de ese apretón de manos con el Sumo Pontífice que guarda un profundo significado para los fieles católicos, el decano de la facultad de Humanidades pudo expresarle su agradecimiento por la postura que asumió frente al reciente conflicto en la frontera entre Colombia y Venezuela y aprovechó para presentarle a Ingrid Betancourt, que en ese momento estaba muy cerca de la delegación de peregrinos colombianos.

“Presentarle al Papa Francisco esta colombiana que ha sufrido hondamente nuestro conflicto armado, fue muy especial para mí. Ella está viviendo un importante proceso de crecimiento espiritual, tiene muy presente a su país y en sus ojos se nota el anhelo de volver”, dijo el Padre Néstor a su regreso.

“Para mí, la gran lección fue en la Basílica del Santo Sepulcro, pues imaginaba que la oración estaría revestida de mucho dolor; sin embargo, fue un momento de mucho ofrecimiento y de renovación del sacerdocio”.

Después de Roma, viajaron a Israel para emprender el camino a Galilea, exactamente al lado del mar de Tiberiades, donde se desarrollaron muchos pasajes bíblicos, como el momento en el que Jesús camina sobre las aguas, la multiplicación de los panes y los peces o la aparición de Jesucristo resucitado.

Durante el recorrido por Tierra Santa, los peregrinos tenían una misión de nueve intenciones: orar por los niños no nacidos, los niños en situación de vulnerabilidad, los jóvenes, los moribundos, los gobernantes de las naciones, la Iglesia, la Familia, los que se encuentran alejados de su propia libertad y la vida de cada uno de los peregrinos. En esta experiencia, el grupo descubrió que su viaje se había convertido en un retiro espiritual que alimentaba cada día de su peregrinación.

“Para mí, la gran lección fue en la Basílica del Santo Sepulcro, pues imaginaba que la oración estaría revestida de mucho dolor; sin embargo, fue un momento de mucho ofrecimiento y de renovación del sacerdocio. Otro momento inolvidable fue haber oficiado una eucaristía en la loza donde yació el cuerpo de nuestro Señor Jesucristo; este ha sido uno de los regalos espirituales más significativos”, concluye el Padre Néstor.

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649