Lo más destacado

Huertas urbanas en la UCM

El proyecto de huertas urbanas fue el mejor pretexto de la licenciatura en Ciencias Naturales y Educación Ambiental, para compartir los objetivos del programa relacionados con el cuidado, la preservación y la creación de estrategias de seguridad alimentaria.

Publicado el 20 de marzo de 2015
Categorías:

El proyecto de huertas urbanas fue el mejor pretexto de la licenciatura en Ciencias Naturales y Educación Ambiental, que abrirá próximamente su primera cohorte, para compartir los objetivos del programa relacionados con el cuidado, la preservación y la creación de estrategias de seguridad alimentaria.

En alianza con el programa de Arquitectura, los líderes de la iniciativa construyeron un espacio para cultivos orgánicos en la Universidad Católica de Manizales -UCM-con el que han movilizado estudiantes en torno a las bondades de las huertas para procurar el autoabastecimiento, la protección ambiental y un mayor compromiso con las poblaciones más vulnerables que necesitan proyectos como estos para superar la pobreza.

De hecho, uno de los propósitos de la Licenciatura es replicar el proyecto de huertas en el barrio San Sebastián, uno de los sectores beneficiados con las actividades de proyección social gestionadas desde la UCM.

“En el contexto general, podemos decir que Manizales tiene una enorme ventaja: estar rodeada de nacimientos de agua que permiten el desarrollo de este tipo de sembrados. Gracias a la iniciativa de la UCM se formarán nuevos dinamizadores que se encargarán de expandir la cultura de las huertas urbanas”, expresa la encargada de proyectos de ruralidad de la Alcaldía de Manizales, Paula Andrea Cruz.

Uno de los mayores temores entre la población frente al cultivo de huertas es la falta de espacios. Sin embargo, las instituciones líderes de estos proyectos, reconocen que la mejor solución es construir lotes comunitarios que se conviertan en puntos de encuentro de niños, jóvenes y adultos. “Una de las ideas es enseñarle a la comunidad a utilizar todos los desperdicios orgánicos de la cocina para que sean empleados en el compostaje. De esta manera, estamos logrando un impacto social y un impacto ambiental que redundará en un nuevo modelo de ciudad”, afirma el técnico operativo de la unidad de Desarrollo Rural de Manizales, Cesar Augusto Londoño Barrios.

Entre tanto, para la docente de la facultad de Educación, Elsa Victoria Mazenett, la idea de este proyecto de huertas es que no sólo ayude al proceso de formación de los estudiantes de Licenciatura, sino para los procesos de proyección social que se adelantan.

 

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649