Lo más destacado

Doctor por convicción

El colaborador de la Universidad Católica de Manizales -UCM-, Jorge Alberto Forero Santos, es asesor, investigador, docente y editor de publicaciones científicas, recientemente, obtuvo su título doctoral en Ciencias de la Educación.

Publicado el 11 de marzo de 2015
Categorías:

El colaborador de la Universidad Católica de Manizales -UCM-, Jorge Alberto Forero Santos, es asesor, investigador, docente y editor de publicaciones científicas. En su haber académico tiene dos pregrados, una especialización, una maestría y, recientemente, un título doctoral en Ciencias de la Educación. También fue decano de la facultad de Humanidades, a pesar de su aversión a las ceremonias y a las corbatas.

En esta entrevista, el investigador explica los aportes de su tesis doctoral para la UCM y aclara los motivos por los cuales no le gusta alardear de lo que hace.

Hablemos primero del qué, el cómo y el dónde de su reciente tesis doctoral…

Jorge Alberto Forero Santos: hice mi doctorado en Ciencias de la Educación en la Universidad Tecnológica de Pereira, que pertenece a la Red Colombiana de Universidades. La propuesta de la tesis era un estudio en torno al papel que los padres de familia cumplen como mediadores en el proceso de recepción de televisión de los hijos. Este es un trabajo etnográfico que rompe con los estudios realizados por los anglosajones en los años 70, y por los norteamericanos que sólo se centraban en la recepción y no en la mediación.

¿Quiénes fueron sus referentes durante la elaboración de la tesis doctoral?

J.A.F.S: quien inauguró esta línea de investigación en América Latina, fue Guillermo Orozco, profesor de la Universidad de Guadalajara con amplio prestigio en el ámbito académico. También debo nombrar a Marshall Mcluhan, Manuel Martín Serrano y Jesús Martín Barbero.

¿Cuál es el punto diferencial de su propuesta doctoral?

J.A.F.S: mi trabajo tiene una metodología propia y es de carácter cualitativo, a diferencia de otros, basados en encuesta y estadísticas. Afortunadamente conté con un grupo de familias que me permitieron entrar a sus casas para hacer un trabajo etnográfico y tuve, además, el apoyo y asesoría de los profesores Guillermo Orozco y Guillermo Alejandro D’abbraccio.

¿Suena el eco de su tesis en la UCM?

J.A.F.S: Claro!! mi trabajo está siendo aprovechado en tres instancias: educación, el programa de Publicidad y propuestas de especialización y de maestría.

¿Qué sigue?

J.A.F.S: Una responsabilidad muy grande con la Red Colombiana de Universidades y con el conocimiento. De igual manera, seguir actualizándome para poner mi trabajo al servicio de los diferentes posgrados. Pero la responsabilidad más visible es con el editorialismo académico, proceso que cada vez coge más fuerza en las universidades y que necesita de asesores con niveles más altos de formación.

Con mucho respeto, señor Forero ¿por qué muchos no sabíamos de su doctorado?

J.A.F.S: Porque el doctorado lo cursé por convicción y por una responsabilidad personal, no por hacer alardes. Además, fue un reto o un sueño por cumplir, si cabe la expresión. Era también una responsabilidad con mis estudiantes, pues pararse frente a ellos exige una palabra qué decir. La verdad, no he sido muy amigo de lo ceremonial. Tengo dos carreras, tres posgrados y nunca he ido a una ceremonia. De hecho, así ha sido mi vida. Me casé en la notaría sin testigos, solo con mi esposa. Me acuerdo de aquella vez en la que el padre Octavio me invitó a asumir la decanatura de Humanidades y yo le puse dos condiciones: no asistir a tanto evento social y no usar corbata.

 

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649