Lo más destacado

Matemáticas para la inclusión educativa

La Facultad de Educación de la Universidad Católica de Manizales -UCM- hizo posible varios sueños en Puerto Tejada y Pitalito, gracias a un programa académico que acortó distancias y permitió la formación de 18 docentes.

Publicado el 4 de junio de 2014
Categorías:

Varios profesionales que residen en alejadas poblaciones de Puerto Tejada -Cauca- y Pitalito -Huila- se aventuraron en una licenciatura de matemáticas que no sólo enriqueció la producción individual de conocimientos, sino la posibilidad de hacer aportes a la realidad social de muchos estudiantes. La Universidad Católica de Manizales -UCM- fue la institución que hizo posible todo esto gracias al sistema de educación a distancia y a su política de inclusión para facilitar el acceso a mejores niveles de escolaridad.

El 30 de mayo de 2014 los nuevos licenciados alistaron su mejor vestido y emprendieron viaje a la capital de Caldas para socializar sus proyectos finales de investigación en las instalaciones de la UCM. El cálido encuentro con los docentes que acompañaron el proceso evidenció que en nada se parecen los estigmas de la educación a distancia a los lazos que surgen gracias a estas nuevas modalidades virtuales.

“Los estudiantes de Puerto Tejada y Pitalito han tenido mucha disposición y apertura frente a este proceso. Ellos le agradecen a la UCM por haber facilitado el desarrollo de sus intereses individuales en el campo educativo y por haberse acercado con la licenciatura a estas poblaciones de difícil acceso”, afirma la docente de la Licenciatura en Matemáticas, Yolanda López Herrera.

26 estudiantes comenzaron en este programa académico, pero sólo 18 cumplieron con la totalidad de los créditos. La metodología se fundamentó en trabajos investigativos que pretendían la producción de conocimientos y las habilidades de argumentación de cada estudiante. “Gracias a Dios nos llegó esta oportunidad, pues muchos ya teníamos nuestros trabajos en Pitalito o en Puerto Tejada. La UCM nos abrió las puertas de una educación humanizante y de muy buena calidad. Conocimos nuevas maneras de pensar y más herramientas para argumentar”, sostiene el docente de Pitalito -Huila-, Federico Xaubet.

El proceso que vivieron estos 18 estudiantes fue muy exigente en cuanto al cumplimiento de cronogramas. Pero hoy se ve recompensado con una titulación que abrirá más oportunidades laborales y un criterio más consolidado de lo que significa la educación en la actualidad. “El desafío es lograr contextualizar los conocimientos y que los estudiantes adquieran un aprendizaje autodirigido en el que lo docentes sean simplemente acompañantes”, agrega la docente de Puerto Tejada, Mary Losi Viera.

 

WhatsApp WhatsApp +57 3113477649